>

Actualizado Miércoles , 24-03-10 a las 20 : 24

Una nueva técnica de datación puede ayudar a confirmar la edad exacta de la polémica Sábana Santa de Turín. El método, que promete revolucionar la datación por radiocarbono, ha sido creado por investigadores de la Universidad de Texas (Estados Unidos). El sistema no necesita recoger muestras, y resulta tan seguro y delicado que permite el análisis científico de antiguos objetos que hasta ahora estaban fuera del alcance de los científicos, ya que los museos o coleccionistas privados se negaban a depositarlos en sus manos por temor a que las reliquias sufrieran daños.

«Podría ser utilizado para la Sábana Santa», ha asegurado el responsable de la investigación, el doctor Marvin Rowe. No sería necesario dañar el lienzo en absoluto. La datación tradicional mediante carbono calcula la edad de un objeto basándose en su contenido de carbono 14 (C-14), una forma de carbono radioactivo presente de forma natural. Mediante la comparación de los niveles de C-14 del objeto con los niveles de C-14 previstos en la atmósfera de un período de tiempo determinado, los científicos pueden calcular la edad aproximada del objeto. Rowe afirma que tanto con el método tradicional como con el nuevo método de datación por carbono, se puede determinar la edad de objetos de hasta 45.000 ó 50.000 años de antigüedad.

No destructivo

En los métodos convencionales de datación, los científicos extraen una pequeña muestra de un objeto, como por ejemplo un trozo de tela o un fragmento de hueso. A continuación tratan la muestra con un ácido y una base potentes y, por último, la queman en una cámara de vidrio para producir dióxido de carbono en el que analizan su contenido de C-14.

El nuevo método de Rowe, denominado “datación por carbono no destructiva”, elimina la necesidad de tomar una muestra, los lavados destructivos con ácido y base y el quemado. Los científicos colocan el artefacto completo en una cámara especial con plasma, un gas eléctricamente cargado similar a los gases empleados en las grandes pantallas de televisión de plasma. El gas va oxidando lenta y suavemente la superficie del objeto para producir dióxido de carbono para el análisis de C-14 sin dañar la superficie.

Rowe y sus colegas emplearon la técnica para analizar la edad de aproximadamente 20 sustancias orgánicas entre las que se incluían madera, carbón, cuero, pelo de conejo, un hueso con carne momificada y un tejido egipcio de hace 1.350 años. Los científicos afirman que los resultados coinciden con los de las técnicas convencionales de datación por carbono.

Gran tamaño

La cámara tiene cabida para objetos de gran tamaño, como obras de arte o incluso la Sábana Santa de Turín, que algunos creen que fue el lienzo funerario de Jesús. Rowe reconoció que se van a necesitar una gran cantidad de datos para convencer a los directores de museo, los conservadores de obras de arte y otros de que el nuevo método no causa daños a objetos de valor incalculable.

Los científicos están actualmente refinando la técnica. Rowe espera utilizarla, por ejemplo, para analizar objetos como la figurilla de marfil llamada la «Venus de Brassempouy» que se cree que tiene 25.000 años de edad y es una de las representaciones más antiguas de una cara humana.