>

El 17 de mayo, Día Mundial de las Telecomunicaciones y Sociedad de la Información, se celebra también el Día de Internet, el día del invento que lo ha cambiado todo y para siempre, desde las relaciones sociales hasta los modelos de negocio o la industria del entretenimiento. Pero las transformaciones no se produjeron de golpe con la llegada y posterior popularización de la Red de redes. Desde los inicios comerciales de Internet hasta hoy día, nuestros hábitos han ido adaptándose a la progresiva evolución de Internet.

Conectados siempre y con todo el mundo
Las comunicaciones entre usuarios de Internet comenzaron con el revolucionario fenómeno de los chats y la mensajería instantánea. Eran sistemas sencillos, rápidos y totalmente gratuitos (precio de la conexión aparte) y ofrecían la fascinante posibilidad de comunicarse con cualquier persona en cualquier parte del mundo, incluso con desconocidos y al amparo del anonimato. No tardaron en convertirse en una eficaz herramienta para el ligoteo.

El origen de los chats está íntimamente ligado al protocolo de comunicación IRC. Los canales IRC alcanzaron una gran popularidad, pero en los últimos años han cedido su posición en favor de otras formas de interrelación social. Por otro lado, ICQ, uno de los pioneros en el negocio de la mensajería instantánea, fue el primero de su tipo que logró ser utilizado ampliamente. Creado a finales de 1990, su mayor éxito no llegó hasta 1998, cuando fue comprado por AOL. Aun así, ICQ no tuvo nada que hacer contra el Messenger de Microsoft que, en buena medida gracias a incluirse como parte de Windows, sigue siendo el servicio de mensajería instantánea más popular.

La caída de los chats se ha debido sobre todo al auge de otras formas de comunicación: las redes sociales. MySpace, Tuenti o Facebook no sólo sirven para chatear con amigos, familiares y conocidos sino que nos permiten crear eventos, compartir fotografías, seguirle la pista a tal o cual persona, comentar las publicaciones de otros internautas, encontrar a personas a las uqe no veíamos desde hace años. El último paso de esta evolución ha sido el microblogging, lanzado al éxito por Twitter.

La música y el nacimiento de un nuevo conflicto

La industria del entretenimiento ha sido una de las más afectadas por la llegada de Internet. El primer sector que sufrió los efectos de la Red de redes fue la música, sobre todo gracias a Napster, un popular servicio de intercambio de archivos P2P que abrió las puertas a la posibilidad de compartir música con todo el mundo.

Napster también fue uno de los responsables de la mayor polémica de Internet: la libertad de la Red contra los derechos de propiedad intelectual, el modelo tradicional de la industria contra las posibilidades del “todo gratis” y la búsqueda de un sistema híbrido que beneficie a todos y no perjudique a nadie.

La polémica del P2P ha ido creciendo con el tiempo y has sido en los últimos años en los que los Gobiernos de todo el mundo han comenzado a buscar soluciones legales al problema. En España, este conflicto se ha materializado en la llamada ‘Ley Sinde’. Sin embargo, hay muchos que no ven una solución en la elaboración de nuevas normativas y legislaciones sino que tantean nuevas formas de negocio como Spotify. Con la mejora de las conexiones de banda ancha, las radios online también han encontrado su hueco en la Web.

El paraíso de las imágenes y los vídeos

En sus inicios, Internet no era muy gráfica. Demasiado a menudo, la carga visual de las páginas web se limitaba a un amasijo de banners publicitarios no aptos para epilépticos. Con el tiempo, la fotografía fue encontrando su hueco. Al principio, debido a las pobres conexiones que ofrecían los viejos módems de 56k, la carga de una imagen podía convertirse en una larga tortura. Las fotos se iban mostrando poco a poco, al ritmo de un fax hiperlento, y siempre cabía la posibilidad de que nunca llegaran a cargarse.

Con la evolución de las conexiones, que dejaron atrás aquellas irritantes situaciones que producía el no poder utilizar la línea de Internet y la de teléfono de manera simultánea, las imágenes fueron dominando la Red. La creación de servicios como Flickr, Picasa o Photobucket y los más recientes fotologs, acabaron por darle a la fotografía un papel de gran relevancia en Internet.

La evolución de los vídeos fue mucho más brusca. Para la Internet de los primeros tiempos, los vídeos eran poco menos que un sueño. Fue YouTube quien, hace cinco años, dio la campanada. Los vídeos llegaron a la Red para desatar una nueva locura. Había miles, millones, cada uno podía subir sus propios vídeos, se cargaban a una velocidad más que aceptable… El éxito fue tal que Google no dudó en desembolsar una cifra millonaria para adquirir el famoso portal. A día de hoy, el HD va llegando poco a poco a los servicios de vídeo.

Al igual que sucedió con la música, el intercambio de películas a través de redes P2P ha puesto a la industria cinematográfica en una situación más que delicada. Si bien es cierto que el uso del P2P se ha reducido en el último año, sólo lo ha hecho en favor de una nueva tendencia, la del vídeo en streaming.

Todos tenemos algo que decir

Internet no es un medio como la prensa, la radio o la televisión, aquí todo el mundo tiene voz y voto. La comunicación ya no es unilateral, existe la retroalimentación rápida y sencilla. Todo el mundo puede aportar cosas, todo elmundo puede opinar, preguntar, responder, colaborar…En un principio, el escaso número de internautas pioneros utilizaba los foros para pedir y ofrecer ayuda o para comentar determinados temas de manera formal o informal. Los foros han mantenido su utilidad hasta hoy día, pero existen muchas otras formas de expresarse en Internet.

El medio de expresión individual por excelencia es el blog. Las bitácoras nos permiten contar nuestras vivencias personales, compartir conocimientos, dar rienda suelta a nuestro espíritu literario… Además, cada vez es más habitual abrir la posibilidad a los lectores de comentar las publicaciones, no sólo en blogs sino en páginas webs tanto pequeñas como de grandes medios de comunicación. En 2010 Internet es una red universal más que nunca: todos participamos, todos compartimos, todos estamos interrelacionados, todos opinamos…