>

Así que decía siempre el hijo a su padre, a quien admiraba solamente por serlo. Pero ese padre estaba siempre demasiado ocupado en mil asuntos muy razonables y, de hecho, nunca podía dedicar tiempo a su hijo. Pasaron los años, y…, en efecto.