>

El cartel será el del modelo superior de la imagen, aunque la Alcaldía quiso imponer, sin éxito, el inferior, que no refleja el ataque del 11-S.

Los autobuses de Nueva York portarán anuncios en contra de la polémica mezquita que se quiere construir en la “zona cero”, y que muestran la fotografía de una de las Torres Gemelas en el instante previo a que un avión comercial se estrellara contra ella el 11 de septiembre de 2001.

“¿Qué es más insultante y ofensivo: esa imagen o la de una mega-mezquita de 15 plantas al lado, mirando hacia el sagrado suelo de la ´zona cero´?”, se preguntaba hoy en su blog Pamela Geller, directora de American Freedom Defense Initiative, la organización que, junto a Stop Islamization of America, ha promovido la publicación de esos anuncios, informa Efe.

Los comerciales, que habían despertado quejas por lo sensible de la imagen, ya han sido aprobados por la Autoridad del Transporte Metropolitano y en ellos se puede ver, bajo el lema “¿Por qué aquí?”, la foto de una de las Torres Gemelas, aún en pie, y junto a ella la imagen de la futura mezquita.

Estos anuncios, que se empezarán a mostrar esta semana , son una etapa más en la polémica en torno al proyecto de construcción de un centro cultural islámico en la “zona cero” de Manhattan, que está previsto que se llame “Casa Córdoba” y que hasta ahora cuenta con el apoyo del alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, de diferentes entidades religiosas como la judía The Shalom Center y el visto bueno del presidente Barack Obama.

La aceptación por parte de la Autoridad del Transporte Metropolitano (MTA, por su sigla en inglés) llega después de que las dos organizaciones denunciaran al organismo público por vulnerar su derecho a la libertad de expresión al rechazar el anuncio por considerarlo inapropiado.

El portavoz de la MTA, Kevin Ortiz, aseguró que el cambio de opinión se debe a que, a pesar de no compartir la visión que en él se da, el comercial respeta las “líneas sobre publicidad y estándares legales” del organismo.

En opinión de Geller, la rectificación por parte de la MTA “es una gran victoria para la libertad de expresión”.

Para Geller el uso de una imagen que recordará a los neoyorquinos los ataques del 11 de septiembre de 2001 no puede molestar, ya que “es parte de la historia de Estados Unidos”.

Sobre las acusaciones de que el anuncio puede resultar ofensivo, Geller se defendió preguntándose si no era más “insultante” ver una mezquita de quince pisos de altura en el “sagrado espacio” de la “zona cero”.

El proyecto del centro cultural islámico, que parte de la asociación Cordoba Initiative en colaboración con la American Society for Muslim Advancement, incluye levantar un edifico a dos manzanas de la “zona cero” que tendrá carácter de centro comunitario y albergará un teatro para 500 personas, así como gimnasio, piscina, salón de oraciones, escuela de cocina y restaurante.

EL ALCALDE DE NUEVA YORK, EL PRESIDENTE DE EE UU Y AHORA…


Hamas apoya la mezquita cerca de la ZONA CERO y lanza una llamada a construirlas por doquier.

Presume que la Franja de Gaza, contralada por el grupo terrorista, «es un ejemplo para el mundo ya que cada día hay más mezquitas».

Es lo único en lo que coinciden el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg (conocido por su ferviente apoyo a Israel) y el grupo palestino islamista Hamas. Ambos apoyan la construcción de la mezquita cerca de la ´zona cero´ de Nueva York, escenario de los atentados terroristas del 11-S.

Aunque por muy diferentes motivos, defienden la creación del recinto sagrado musulmán en el centro de la ciudad, cuyo proyecto ha creado una gran polémica dentro y fuera de EEUU.

En una entrevista a la emisora de radio WABC-AM, Mahmud Zahar, uno de los dirigentes más importantes de Hamas, ha entrado de lleno en el debate que reúne sentimientos, religión, política y derechos. “Llamo a los musulmanes de todo el mundo a construir mezquitas en todos los lugares posibles”, declaró Zahar desde su Gaza natal.

Atacó a los que se oponen a la mezquita y afirmó: “Los musulmanes tenemos el mismo derecho que los judíos y cristianos para construir y poder rezar”.

El senador demócrata de Nueva York, Chuck Schumer, presente en la entrevista radiofónica, fue contundente: “Los comentarios de Zahar no tienen ningún valor porque Hamas es un grupo terrorista”. El republicano Peter King, que se opone a la mezquita, afirmó que “no merece respuesta”.

Desde hoy, la Casa Córdoba en Manhatan tiene en Zahar un nuevo partidario. ´Un fichaje´ que seguramente no desean Bloomberg o el presidente Barack Obama, que ha dado su apoyo -posteriormente matizado- a la construcción de la mezquita.

En declaraciones recientes a un medio local, Zahar presumía que la Franja de Gaza -que Hamas controla con mano de hierro desde hace tres años- “es un ejemplo para el mundo ya que cada día hay más mezquitas y se vive con más profundidad y devoción según la ley islámica”. Desde 2007, el Gobierno de Hamas, encabezado por Ismail Haniya, aplica leyes acordes a la sharia.

La última norma de Hamas que levantó polémica y titulares fue la prohibición a las mujeres de fumar las famosas pipas de agua, más conocidas como narguilas o shishas, en lugares públicos.