>
«El mismo Gobierno que permite que una chica de 16 años aborte no deja que vea la cinta», critican las plataformas provida.

“El aborto es la máxima explotación de la mujer”. Frases como ésta se pueden escuchar ya el trailer del documental Blood Money (“Dinero (manchado de) sangre) que el próximo viernes llega a salas de toda España para su distribución. En las páginas web de las plataformas antiabortistas como HazteOir no han tardado en dar un hueco a esta noticia, habida cuenta de que el mensaje de la cinta hace del hecho preocupante de que 3.500 americanas abortan cada día y muchas de estas mujeres “permanecen calladas” durante décadas.

El silencio es su forma de vida, “traumatizadas” como están por lo que han hecho. Además, Blood Money, que se encuentra desde hace semanas filtrada en YouTube, ahonda en la idea de que numerosos científicos y expertos “están de acuerdo en que la concepción marca el comienzo de la vida de un ser humano”.

El documental está narrado por la doctora Alveda King, sobrina de Martin Luther King, y muestra el recorrido del aborto en Estados Unidos, apoyándose en impactantes testimonios de personas directamente implicadas tanto desde el lado de la medicina, como desde el de las madres. También -y es lo que titula la cinta- recoge la evolución que ha experimentado el “negocio” o la “industria” abortiva, desde el comienzo de la planificación familiar, hasta la actualidad, destacando como hito sobresaliente el polémico “caso Roe contra Wade” (el procedimiento judicial por el que la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos aprobó el derecho a abortar en Norteamérica, sustentado en que una mujer denunció durante el juicio que su aborto obedeció a que se quedó embarazada tras una violación en 1973 y años después reconoció que nunca había sido violada).

En la película -dirigida por David K. Kyle- también aparecen testimonios de personas implicadas en el llamado “plan de educación sexual” puesto en marcha por las clínicas abortivas privadas de EE.UU., que no tenían más fin que dar preservativos defectuosos a quienes se acercasen a centros de planificación familiar y conseguir amasar una gran cantidad de dinero a través de los abortos de las adolescentes afectadas. Un plan “perfecto” de no ser porque se estaba “jugando” con la vida de decenas de niñas y sus hijos, cuentan en la cinta.

Solo para adultos

El Gobierno ha calificado las imágenes y los testimonios con la graduación “para adultos”, lo que restringe la posible visión de la cinta para menores. Y esto ha levantado tremenda polvareda en el seno de las asociaciones provida, que han puesto el grito en el cielo por lo que denuncian un intento de “censura” por parte del Ministerio de Cultura para que las adolescentes no puedan visionar esta cinta que habla por sí sola, dicen.

Las asociaciones provida ven «hipocresía»

El documental ha sido “bienvenido” por la Conferencia Episcopal Españoal (CEE), a diferencia -señalan asociaciones como HazteOir y Derecho a Vivir (DAV)- del Ejecutico que ha legalizado que una chica de 16 años pueda interrumpir su gestación sin consultar siquiera a sus padres. “Cultura hace gala de la mayor hipocresía de la que es capaz”, calificando la cinta como no recomendada para menores de edad.

“Resulta cuando menos llamativo que el Ministerio de Cultura trate de mermar la asistencia a las salas de las adolescentes cuando es el mismo Gobierno el que las empuja y anima a abortar mediante las facilidades que otorga la nueva ley, sin ser siquiera necesario el consentimiento de sus padres”, denuncia en su página web el presidente de HazteOir, Ignacio Arsuaga.

Para la portavoz de DAV Gádor Joya, el “tratamiento visual no sólo es apto -ya que no incluye imágenes sangrientas-, sino absolutamente recomendable para cualquier persona que quiera conocer lo que esconde el aborto”. “Desde el Gobierno se empeñan en ocultar la realidad, si no fuera así y prevaleciera la necesidad de ofrecer información, ¿a qué iba a temer con esta proyección?”, añade, según informa Efe.

La calificación otorgada vuelve a mostrar a quién sirve el Ejecutivo de Zapatero -añade por su parte la doctora Gádor Joya, portavoz de Derecho a vivir (DAV)-, que no es otro que el negocio de sangre y sin escrúpulos que representa el aborto, precisamente lo que ´Blood money´ nos muestra, desde una perspectiva y un tratamiento visual no sólo aptos, sino absolutamente recomendables para cualquier persona que quiera conocer lo que esconde el aborto. Cuanto más las menores, abocadas en soledad a ser víctimas del aborto, cuya realidad desconocen y que desde el Gobierno se empeñan en ocultar. Si no fuera así, y prevaleciera la necesidad de ofrecer información ¿a qué iban a temer con esta proyección?”.

Adolescentes y aborto

En el argumentario del colectivo provida, también señalan que “choca” la calificación otorgada por Cultura a “Blood Money” frontalmente con algunos contenidos ofrecidos a adolescentes sobre el aborto, tanto por el Gobierno Nacional como por administraciones autonómicas. No en vano, agregan, desde el Ministerio de Educación se promociona la web “sexpresan”, para adolescentes que contiene imágenes explícitas “mucho más inapropiadas para adolescentes sin supervisión paterna”