>

El Papa Benedicto XVI estrenó un nuevo escudo papal que recuperó la tiara, la triple corona de los pontífices, símbolo del poder de la Iglesia y cuyo uso en ceremonias fue abandonado desde Pablo VI. Durante el rezo del Angelus, ante varios miles de personas en la Plaza de San Pedro del Vaticano, se pudo observar por primera vez el nuevo símbolo, totalmente bordado a mano por el atelier italiano de indumentaria sagrada «Ars Regia».

La principal novedad del nuevo escudo es la tiara, una corona de tres franjas que resume los títulos del líder católico: padre de los reyes, rector del mundo y vicario de Cristo. Un accesorio que con los siglos se convirtió en el emblema del poder temporal de los papas.

En uso desde el siglo XIV, fue Pablo VI en 1963 quien decidió dejarlo de utilizar en las ceremonias solemnes, sobre todo por las numerosas piedras preciosas que lo adornan, las cuales habrían sido consideradas como inapropiadas por dicho Papa.

Los posteriores pontífices se abstuvieron de portarla e incluso su presencia fue sacada de la heráldica papal. El anterior escudo de Benedicto XVI llevaba, en su parte superior, sólo la mitra de obispo.

La colocación de la tiara en este nuevo emblema despertó suspicacia en el ambiente eclesiástico ante lo cual Pietro Siffi, titular de la Ars Regio, explicó que “otros escudos con la tiara fueron realizados por nosotros para algunas indumentarias usadas por Benedicto XVI desde el 2008”.

“Los escudos de los abates, protonotarios, obispos, arzobispos y cardenales que se ven en los portales de las catedrales y de las curias de todo el mundo llevan el galero, un antiguo sombrero con flecos que ahora cayó en desuso”, indicó.

“Pero ninguno quitó jamás el galero de los escudos de los prelados, como nadie quitó los yelmos de los escudos nobiliarios y de los soberanos. Aunque el Papa no usa la tiara, ella permanece como su símbolo”, aseguró.