>

EFE.

Se enmarca dentro de una campaña de prevención contra el Sida que también incluye un autobús de información itinerante y visitas a las parroquias.

La Iglesia católica de la ciudad de Lucerna, en el centro de Suiza, distribuirá desde hoy y hasta el miércoles preservativos gratis a los ciudadanos, una iniciativa que se enmarca dentro de una campaña de prevención contra el Sida.

Aun a riesgo de contravenir los preceptos del Vaticano, la diócesis de Lucerna ya ha repartido cerca de 3.000 preservativos desde su puesto de distribución en la estación de tren de Lucerna, un éxito de un suministro que ha desatado tantas críticas entre colectivos católicos como alabanzas por parte de la sociedad civil.

Bajo el lema “olvidar es contagioso; protege al prójimo como a ti mismo”, la Iglesia católica de Lucerna quiere atraer la atención sobre los riesgos de las relaciones sexuales no protegidas.

“El preservativo no es un remedio milagroso en la prevención contra el sida, pero es una posibilidad entre otras”, indicó hoy Florian Flohr, responsable de comunicación del clero de Lucerna.

“Aquel que no lo mencione -continuó- cuando se aborda el tema del Sida, actúa contra la ética”.

Además de la distribución de los profilácticos, la campaña incluye un autobús de información itinerante y visitas a las parroquias de Lucerna, a las que ya se han inscrito cerca de una quincena de estudiantes de secundaria de la localidad.

Mientras el obispado del cantón de Bale (al que pertenece Lucerna), ya ha anunciado que quiere informarse sobre los “deseos” de la campaña, sus promotores defienden que también quieren demostrar que la Iglesia católica “no está vetusta”.

“Nuestra acción no es una provocación”, explicó el responsable de una de las parroquias, Alois Metz, a un programa de la televisión alemana, y aseguró:

“Nosotros debemos proteger la vida, y lo hacemos a través de los preservativos”.

Si bien el obispado de Bale aún no ha condenado abiertamente la iniciativa, otros, como el del cantón de Coire, y la organización antiabortista “Human Life” la han calificado con vehemencia como “irresponsable”.

Por su parte, la asociación “Ayuda suiza contra el Sida” se ha congratulado por la controvertida campaña.