>

P. Jorge Loring

En el Congreso de Profesionales del Aborto, (“empresarios de la muerte” como les llama José F. Vaquero), celebrado en Sevilla, del 21 al 23 de octubre, se ha dicho que la vida humana no empieza en un momento determinado, sino que se forma progresivamente (LA RAZÓN del 22-X-2010, pg. 38).
Esto es confundir el desarrollo con el comienzo de la vida.

La vida que empieza en un momento determinado, si no se la interrumpe, terminará siendo una persona humana adulta, no un gato ni un caracol. Los médicos afirman que la vida humana empieza en el momento de la concepción. Copio de FORUM LIBERTAS del 25 de octubre pasado:

“Casi todos los animales superiores empiezan su vida desde una sola célula, el óvulo fecundado (cigoto). La fertilización representa el punto de inicio en la historia vital u ontogenia del individuo” [Carlson, Bruce M. Patten´s Foundations of Embriology, 6ª edición, Nueva York, McGraw-Hill, 1996, pág.3]

“Aunque la vida es un proceso continuo, la fertilización es un momento crítico porque, en circunstancias ordinarias, así se forma un organismo humano nuevo, genéticamente distinto”. [O´Rahilly, Ronan and Müller, Fabiola. Human Embriology and Teratology. 2ª edición, Nueva York, Wiley-Liss, 1996, pág.8]

“Cigoto: esta célula, formada por la unión del óvulo y un espermatozoide, representa el inicio de un ser humano. La expresión común “óvulo fertilizado”, se refiere al cigoto.” [Moore, Keith and Persaud, TVN, Before we are born: essentials of embriology and brith defects. 4ª edición. Philadelphia: W.b. Saunders Company, 1993, pág.1]

“Existe sobrada evidencia científica de que la vida empieza en el momento de la fecundación. Los conocimientos más actuales así lo demuestran: la Genética señala que la fecundación es el momento en que se constituye la identidad Genética singular; la Biología Celular explica que los seres pluricelulares se constituyen a partir de una única célula inicial, el cigoto, en cuyo núcleo se encuentra la información Genética que se conserva en todas las células y es la que determina la diferenciación Celular; la Embriología describe el desarrollo y revela cómo se desenvuelve sin solución de continuidad. […] El cigoto es la primera realidad corporal del ser humano.”

En todo el mundo, no se conoce ninguna asociación médica, de profesionales biólogos o embriólogos, que nieguen lo que dicen estos manuales o las asociaciones médicas. La ciencia tiene claro que, como dice la FESGO, “desde el momento que el óvulo es fecundado, se inaugura una nueva vida que no es la del padre ni la de la madre, sino la de un nuevo ser humano”.
El disenso es de voces aisladas, no asociaciones científicas.

Pero los abortistas pretenden engañar a la gente, contradiciendo a la ciencia, para defender su postura, pues nadie con sentido común puede considerar justo condenar a muerte a un ser humano inocente, como hacen los abortistas.