>

Carmen Elena Villa/Zenit

El técnico de fútbol colombiano estuvo a punto de perder la vida en un atentado, en el que perdió la capacidad de moverse del cuello para abajo, pero no la fe ni la esperanza.

El campeón de la vida”, es el apelativo que ha recibido el técnico de fútbol colombiano Luis Fernando Montoya, quien hace casi seis años estuvo a punto de perder la vida en un atentado, en el que perdió la capacidad de moverse del cuello para abajo, pero no la fe ni la esperanza.

El profe, como lo llaman cariñosamente en su país, aceptó compartir su historia con ZENIT, desde su casa situada en una pequeña localidad llamada Caldas, ubicada a 17 kilómetros de la ciudad de Medellín en Colombia.

Allí tiene muy visible la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, cuya intervención ha sentido tan fuerte en los últimos años como la de los mismos médicos, que se han empeñado para devolverle la esperanza de vivir y de poder ir recuperando algunas facultades.