>

La primera película sobre Santiago de Compostela.

Hasta ahora la única referencia cinematográfica que existía en Estados Unidos de un norteamericano cruzando un país a pie era “Forrest Gump”, quien no era precisamente un tipo inteligente. Ahora en América y en muchos otros países sabrán que hay motivos -espirituales, personales, de salud…- para patear cientos de kilómetros sin parecer completamente estúpido. Todo gracias al buen trabajo de Emilio Estévez como director y de su padre -en la realidad y en la ficción- Martin Sheen, enorme como siempre en su papel en The Way, el primer filme sobre el Camino de Santiago. Lo cuenta Rafa López en Faro de Vigo.

Si la película tenía como finalidad descubrir la belleza y la emoción del Camino de Santiago a quien es ajeno a él, sin duda ha logrado su objetivo.

Martin Sheen encarna a un oftalmólogo californiano que debe viajar a los Pirineos franceses, donde su hijo ha perdido la vida en la primera etapa del Camino. Allí decide incinerar los restos de su vástago -interpretado por Emilio Estévez- y caminar la ruta Xacobea en homenaje a él, portando sus cenizas.