>

La emisora del Papa también señala que “la película destila miedos e inquietudes poco en consonancia con el público infantil”.

Radio Vaticano considera que la película “Harry Potter y las reliquias de la muerte.1”, la última entrega de la saga de JK Rowling, que se estrena hoy viernes en todo el mundo, es un filme “tenebroso y pesimista” cuyos tres protagonistas “se encuentran solos y asustados para hacer frente a los enemigos”.

“El último capítulo cinematográfico de la saga mágica está repleto de un profundísimo pesimismo, de una espesa oscuridad y falta de humor. No hay juegos, no existe camaradería ni sorpresas divertidas”, señaló la emisora de la Santa Sede.

Según Radio Vaticano, “ni siquiera la magia asegura ya la victoria y la protección” y “nada puede con la maldad, la traición, el odio, el deseo de destrucción del adversario y de lo que representa“.


Para la radio del Papa, es necesario recuperar los sentimientos y virtudes más en sintonía con el corazón humano.


“Parece necesario proponer también de nuevo la confianza en si mismo y en las propias cualidades, más que en la sola eficacia de la varita mágica o las pociones misteriosas”, agregó Luca Pellegrini, el encargado por Radio Vaticano para comentar el filme.


Pellegrini señaló en su crítica que en esta ocasión “el recorrido de los tres héroes (Harry, Hermione y Ron), crecidos y perturbados, está accidentado, lleno de peligros”.


“Y por ello, no sólo deben combatir a los adversarios en escenas que destilan miedos e inquietudes poco en consonancia con el público infantil, sino que también tienen que combatir con ellos mismos las tentaciones, divisiones e inseguridades”, agregó.


Pellegrini subrayó que los tres pequeños magos “se pelean y se dividen y no saben ya dónde ir y a quién pedir ayuda, están en una continúa fuga, solos, abandonados y perseguidos”.


Según la crítica de la radio de la Santa Sede, “el aislamiento, la frustración y la falta de metas” son los “defectos” de “Harry Potter y las reliquias de la muerte. 1”, una película “que no logra encontrar un equilibrio entre el guión y la dirección de David Yates”.


También señala que muchos de los personajes que “iluminaron” las anteriores películas aparecen en ésta “confinados a una pocas frases y apariciones fugaces“, mientras tensiones, misterios inesperados y magias se incluyen como si fueran obligatorios, haciendo que el filme se haga “pesado”.