>

La cadena informativa BBC dio a conocer los contenidos de un manual musulmán que enseña a unos cinco mil niños en Gran Bretaña antisemitismo, los «secretos de la amputación perfecta» y el odio a los homosexuales. Este texto islámico también explica que los «infieles» (no musulmanes) arderán «en las llamas del infierno» y que «los judíos tienen un fenotipo que los acerca a los simios y a los cerdos».

La BBC presentó el pasado 22 de noviembre en su programa “Panorama”, algunos de los contenidos de este libro dirigido a unos cinco mil niños que hacen parte de la asociación “Club y esuelas de los estudiantes sauditas”. En este club que agrupa a unos 40 colegios en toda Gran Bretaña, los alumnos musulmanes reciben la citada información, que también pide a los menores saudíes hacer una lista de las “características reprobables” de los judíos.

Los pequeños aprenden con este texto que el primer robo de una persona es castigado con la amputación de una mano mientras que el segundo con la mutilación de un pie. A los judíos se les equipara a los simios y los cerdos. En cuanto a los homosexuales, el texto musulmán cuestiona al estudiante: “¿es preferible la lapidación, ser quemado o lanzado por un acantilado?”, siendo esta última la opción que se sugiere como respuesta correcta.

El texto también denuncia la historia de los “protocolos” en la que los judíos y los rusos se esforzaban por alcanzar el dominio global de la economía y de los medios de comunicación. “Recuerden que los judíos tienen un fenotipo que los acerca a los simios y a los cerdos”, dice otro pasaje del mencionado libro islámico.

El gobierno de Arabia Saudita ha desmentido cualquier relación con los organizadores de los cursos que se dictan en las noches o los fines de semana en los que se usa el citado texto, sin embargo el director del referido programa explica que el curso responde al departamento cultural de la embajada de Arabia Saudita en Londres. La BBC señala además que una de las escuelas, de donde obtuvo la información con microcámaras, pertenece al gobierno saudí. Este centro de estudios denuncia que la cadena británica muestras estas “descripciones históricas” del libro “fuera de su contexto”.

Sobre el contenido del texto musulmán, el Ministro de Educación inglés, Michael Gove, señaló que “es claro que no podemos aceptar este tipo de material en las escuelas británicas” e indicó que las escuelas que lo usan no gozan de ningún subsidio estatal ni utilizan estructuras públicas.