>

Científicos utilizan energía nuclear para salvar tesoros religiosos de enemigos diminutos pero letales como insectos, bacterias y hongos. Museos e iglesias del Este de Europa ya están usando este método para acabar con los insectos sin usar aerosoles dañinos para las obras de arte.