>

CARACAS, 20 Dic. 10 / 01:46 pm (ACI)

El Arzobispo de Coro y segundo Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), Mons. Roberto Luckert, señaló que la “Ley Habilitante” aprobada por la Asamblea Nacional para que el Presidente Hugo Chávez gobierne por decreto durante 18 meses, atropella la Constitución y convierte al país en una dictadura constitucional democrática”.

La Asamblea Nacional aprobó el viernes 17 de diciembre, el pedido del Presidente Chávez de una ley que le permita gobernar por decreto para enfrentar la emergencia por las lluvias que azotan el país. El mandatario pidió estas facultades a pocas semanas del 5 de enero, fecha en que tomarán posesión los 165 miembros de la Asamblea Nacional elegidos el 26 de septiembre pasado.

En estas elecciones el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela obtuvo 95 escaños, a los que sumarían tres diputados de grupos afines al chavismo. Con 98 diputados, Chávez ya no gozará de la mayoría de dos tercios requerida por la Constitución para avalar sus iniciativas.

La Ley Habilitante le da facultades para legislar en materia de ordenación territorial, seguridad ciudadana y jurídica, transporte y servicios públicos, así como mayor poder sobre finanzas e impuestos, el desarrollo integral y uso de la tierra urbana y rural, cooperación internacional y la atención a la emergencia de las lluvias.

Mons. Luckert declaró a ACI Prensa en comunicación telefónica este lunes 20 de diciembre, que la medida es “un abuso y un atropello a la Constitución” porque Chávez tiene sí “muchos modos de poder hacer lo que quiere hacer” para enfrentar la situación de los damnificados por las lluvias de diciembre.

El Arzobispo explicó que esta ley convierte a la nueva Asamblea Nacional en un “congreso de eunucos políticos que no van a poder actuar en lo que tienen que actuar”.

Los legisladores, dijo Mons. Luckert, están “para hacer leyes, para legislar, no para ser manos caídas o tontos útiles o perros mudos en un congreso en el cual no van a poder hacer nada”.

“Personalmente considero que a esta nueva Asamblea Legislativa que no va a tener mayoría (oficialista) la quieren convertir precisamente en una manada de perros mudos que no puedan hablar, no puedan ladrar, no puedan decir las cosas que tienen que decir y no puedan construir leyes que verdaderamente vayan a beneficiar al país. ¿Para qué queremos legisladores si no van a actuar?”, cuestionó.

El Arzobispo advirtió que con esta medida Venezuela se “está convirtiendo en una dictadura constitucional democrática, es decir, porque todo lo hacen según las normas de la ley, según las normas constitucionales según él (Chávez), es decir, esto es una pantalla en la cual se está reflejando el paquete cubano”.

“Todas estas son leyes o normas que nos vienen del paquete cubano y que los asesores cubanos lo quieren imponer en Venezuela. Esto va camino a la autocracia fidelista de esos 59 largos años que ese pobre país vive”, concluyó.