>

De: RIES

Otra noticia más que los medios de comunicación están dando en el apartado de “curiosidades”, pero que es preocupante por las personas que siguen a los grupos y corrientes esotéricas que siguen hablando del fin del mundo como algo inminente y -casi siempre- catastrófico. Ahora, como ya hemos informado en otras ocasiones, la fecha se pone para el año 2012.

Según leemos en El Diario Montañés, en un artículo firmado por María Zabaleta, y titulado precisamente “La invasión de los chiflados”, los habitantes de Bugarach, una bucólica y pequeña aldea situada en el sur de Francia, empiezan a estar preocupados por la que se les puede venir encima de aquí a diciembre de 2012, cuando algunos sitúan el próximo fin del mundo en coincidencia con el final del calendario maya.

En el pueblo ya estaban acostumbrados a recibir turistas en busca de ovnis, pero lo de ahora supera todas las extravagancias precedentes. Y es que en Bugarach temen la invasión de miles de profetas iluminados convencidos de que sólo allí se salvarán del apocalipsis que anuncian para 2012. Suena a guión de ciencia ficción, pero la realidad ha vuelto a superar de nuevo a la imaginación. Y la psicosis, a la cordura.

Desde hace un par de años, circulan por la red mensajes apocalípticos que evocan el fin del calendario maya y anuncian desde la inversión de los polos hasta la alineación de los planetas del sistema solar, pasando por una colisión entre la Tierra y un planeta misterioso. «Internet es capaz de todas las locuras y nosotros, que sólo somos 200 habitantes, no vamos a poder resistir», ha llegado a decir el alcalde de Bugarach, un ex ganadero de 67 años.

Ni bromea ni frivoliza. No en vano, recuerda Jean Pierre Delord para subrayar el alcance del asunto, la NASA ya se vio obligada a desmentir, en 2009, el próximo fin del mundo. «El mundo no terminará el 21 de diciembre de 2012», aseguró la agencia espacial estadounidense en una insólita campaña para intentar disipar los extendidos rumores.

De poco sirvió. Esclavo de una fama que le ha venido dada, el pueblo recibe desde hace años a numerosos turistas esotéricos que acuden a Bugarach en busca de piedras místicas y otras joyas que se esconden en la montaña «sagrada». Y es que, para muchos, el monte, punto álgido del macizo de Corbières con sus 1.231 metros de altitud, es un «estacionamiento para ovnis» que alberga en sus entrañas medios de locomoción para extraterrestres. Otros, por el contrario, piensan que en esta zona hallarán el Santo Grial o el tesoro de los templarios.

«Antes, el 72% de mis clientes eran excursionistas. Ahora, un 68% son ‘visitantes esotéricos’», admite Sigrid Benard, gerente desde hace seis años de la Casa de la Naturaleza, uno de los pocos albergues que existen en la pequeña aldea.

La irrupción de estos fanáticos de lo paranormal comenzó a principios de esta década. «Antes no habíamos oído hablar de todas esas teorías absurdas», asegura el adjunto del alcalde, Gilbert Cros. Ahora, en cambio, estos «chiflados» compran casas aisladas, organizan cursillos y se disponen a invadir el lugar desde el que, dicen, accederán a un nuevo mundo subterráneo.

Por otra parte, en el diario argentino Momento 24 se afirma que Cros indicó que “de cada nueve familias de ganaderos que viven en las faldas del pico, ocho no son originarias de la comuna, entre ellos el alcalde. Todos ellos se han integrado y estimulado la economía local”. “La ciudad alberga también numerosas residencias secundarias compradas por personas de países vecinos. La irrupción de los ‘utopistas’ se inició a comienzos de esta década”. Los habitantes de Bugarach temen la invasión de estas personas que creen en las profecías mayas y de Nostradamus.

También en México, en Yucatán, un grupo de italianos pertenecientes a una secta apocalíptica construye en una alejada y humilde comunidad, Xul, comisaría de Oxkutzcab, una ‘Ciudad del fin del mundo’ que está ubicada a 110 kilómetros al sur de Mérida; en la actualidad es el corazón de la zona citrícola de la región, con alto grado de expulsión de migrantes, tanto hacia Estados Unidos como a la Riviera Maya y Cancún, en Quintana Roo.

En Yucatán se incrementó la presencia de grupos de extranjeros con creencias vinculadas a las profecías o a los poderes curativos de las zonas arqueológicas mayas.