>

Benedicto XVI ha presidido esta mañana la celebración de la Solemnidad de la Epifanía del Señor en la Basílica de San Pedro y ha afirmado en su homilía que el poder, “también el de la sabiduría”, se interpone “en el camino al encuentro del Niño” en Belén.

Asimismo, Benedicto XVI ha señalado que el hombre ve a Dios “a veces como un rival particularmente peligroso” que querría “privar a los hombres de su espacio vital, de su autonomía y de su poder” e impide “hacer lo que se quiere”.

No obstante, el Pontífice ha manifestado que la humanidad “debe abrirse a la certeza de que Dios no quita nada, no amenaza” y es el único “capaz de ofrecer la posibilidad de vivir en plenitud”. Cada hombre, ha declarado el Papa, debe eliminar “la idea de rivalidad” y de que “dar espacio a Dios es un límite para nosotros” para alcanzar “la verdadera alegría”.

El Papa ha recordado que Dios guió a los Reyes Magos, cuya fiesta se celebra hoy “entre los pobres y entre los humildes” para encontrar “al Rey del mundo”. Los criterios de Dios, ha declarado Benedicto XVI, son diferentes “que los de los hombres” porque Dios se manifiesta “en Belén donde se encuentra la aparente impotencia de su amor”.

Ante miles de fieles reunidos en la Basílica vaticana para la celebración del día de Reyes, el Pontífice ha asegurado que Dios “pide a la libertad del hombre de ser acogido” para “transformarlo y hacernos capaces de Aquél que es Amor”.

Además ha afirmado que si se preguntara a cada persona “cómo Dios debía haber salvado al mundo” muchos responderían “que diera un sistema económico más justo, en el cual cada uno tuviera lo que quiere” pero que esto obstaculizaría la libertad humana.

Por otra parte, ha explicado en su homilía que los Magos, a través de la estrella de Belén, “buscaban en la creación la firma de Dios” pero que sabían que se reconoce “a través de la mirada profunda de la razón a la búsqueda del sentido último de la realidad”.

El Papa ha asegurado que el universo “no es el resultado de la casualidad” y ha pedido a los cristianos que “no se dejen limitar su mente por teorías que llegan siempre a un cierto punto” y que “no consiguen explicar el sentido último de la existencia”.

Por ello, Benedicto XVI ha invitado a los cristianos a dejarse guiar “por la creación hasta el único Dios, creador del Cielo y de la Tierra” que “ha nacido en una gruta de Belén” y continúa a “habitar entre nosotros en la Eucaristía”.

Sin embargo, el Papa ha afirmado que la creación “no da la luz definitiva” sino que es necesario “escuchar la Sagrada Escritura” que es “la verdadera estrella” que “ofrece el inmenso esplendor de la verdad divina”.

Por último, Benedicto XVI ha pedido a los cristianos que lean la palabra de la Biblia “leída en la Tradición viva de la Iglesia” como “la verdad que dice qué es el hombre y cómo puede realizarse plenamente”. El Papa ha solicitado también a los fieles a “seguir el camino de la verdad” en su vida cotidiana “junto a los demás” para construir “la existencia sobre la roca“.

En el curso de la misa del día de Reyes, un diácono ha anunciado el día en que se celebra la Solemnidad de la Pascua, que se celebrará el próximo 24 de abril.