>

Si se probara un milagro por intercesión suya, Faustino se convertiría en el beato más joven en la historia de la Iglesia en Valencia.

El Papa Benedicto XVI ha firmado hoy el decreto de virtudes heroicas del joven valenciano Faustino Pérez Manglano que murió a los 16 años de edad en 1963, con lo que se le declara “venerable” y avanza su proceso de beatificación.


El Pontífice ha aprobado el decreto esta mañana instantes después de haber firmado también el reconocimiento de un milagro atribuido a la intercesión del Papa Juan Pablo II, cuya beatificación tendrá lugar el próximo uno de mayo, en la fiesta de la Divina Misericordia.

Faustino Pérez Manglano se convierte así en el valenciano que alcanza a edad más temprana el titulo de “venerable”, según han indicado a la agencia AVAN fuentes de la delegación diocesana para las Causas de los Santos.

Benedicto XVI ha firmado el decreto este viernes en el transcurso de una audiencia con el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. El decreto reconoce “las virtudes heroicas del Siervo de Dios Faustino Pérez-Manglano Magro, alumno y postulante de los Padres Marianistas, nacido en Valencia (España) el 4 de agosto de 1946 y muerto el 3 de marzo de 1963”.

A partir de este momento, el proceso de canonización de Faustino Pérez Manglano continuará con el fin de “conseguir probar un milagro atribuido a su intercesión y así poder ser elevado a los altares como beato”, han añadido las mismas fuentes. En ese caso, también Pérez Manglano “se convertiría en el beato más joven en la historia de la Iglesia valenciana”.

Más de 400 testimonios sobre su intercesión

Desde el inicio de su causa de beatificación, se han registrado más de 400 testimonios sobre la intercesión de Faustino, según su biógrafo, el sacerdote marianista José María Salaverri, que fue profesor suyo en el Colegio Nuestra Señora del Pilar, en Valencia. La vida de Faustino, que ha sido publicada en numerosos idiomas, “ha ayudado a abundantes vocaciones sacerdotales y religiosas, como lo prometió él mismo el último día antes de morir, y hoy jóvenes de todo el mundo lo tienen ya como ejemplo de vida cristiana”, ha señalado Salaverri.

La fase diocesana del proceso de beatificación de Faustino Pérez Manglano se inició en 1986 y concluyó en 1991. El pasado año 2010 el congreso de teólogos de la Santa Sede aprobó las “virtudes heroicas” y trasladó la causa al congreso de cardenales y obispo del Vaticano que, tras su ratificación han propiciado la firma del decreto hoy por parte del papa Benedicto XVI.

Biografía de Faustino Pérez Manglano

Faustino Pérez Manglano nació el 4 de agosto de 1946 en Valencia y fue alumno en el colegio del Pilar desde 1952. En 1961 la enfermedad de Hodgkin deteriora rápidamente su salud, pero “él asumió su muerte con naturalidad después de dar un testimonio excepcional durante toda su vida y hasta el último momento”, según Salaverri.

Faustino falleció el 3 de marzo de 1963, a los 16 años. El profesor Salaverri asegura que su alumno “practicó en vida las virtudes teologales y cardinales en un grado superior, convirtiéndose en un auténtico misionero que, incluso tras su muerte, misiona, allí donde alguien se pone en contacto con él”. En realidad, “su vida estuvo llena de síes a la Virgen, a una existencia consagrada a Dios, al sufrimiento y también a la muerte”, según Salaverri.

Los libros sobre la vida de Faustino Pérez Manglano se han publicado en varios idiomas. Así “Los panes y los peces de Faustino”, sobre sus últimos días ha sido traducido recientemente al polaco. Otra obra de Salaverri, “Los cuatro síes de Faustino”, ha sido editada, entre otras lenguas, en kinyarwanda, la lengua nacional de Ruanda, y el libro ” Tal vez me hable Dios” ha sido publicado en italiano, francés, húngaro, polaco, portugués e inglés. Por su parte, la escritora sueca Katarina Johanson ha publicado en su país otro libro para niños sobre la vida de Faustino. Existen además biografías de Faustino en albanés y en papiamento.