>

Juan Pablo II es sin duda el Papa que ha batido más records en la historia.

Primero, porque su pontificado ha sido uno de los más largos. Estuvo 26 años al frente de la Iglesia católica: sólo Pío IX y San Pedro estuvieron más tiempo.

También batió records como Papa viajero. Abandonó el Vaticano más de 1.500 veces para viajes oficiales. Visitó 129 países y recorrió más de 1 millón de kilómetros. Es como dar la vuelta al mundo 30 veces. Si se suma la duración de sus viajes, vivió fuera de Roma más de dos años y medio.

Mantuvo reuniones masivas en las grandes capitales del mundo y en pequeñas islas con menos de cien habitantes. Le escucharon los potentes de la tierra y los desheredados, los sanos y los enfermos, los jóvenes y los ancianos.

El récord de participación lo tiene la capital de Filipinas, Manila. En 1995 asistieron 5 millones de personas a una Misa de Juan Pablo II.

Nadie en la historia de la humanidad ha visto y ha sido visto por más gente.

Juan Pablo II fue el Papa de los jóvenes. Inventó las Jornadas Mundiales de la Juventud que celebró en los cinco continentes.

Además de viajero incansable fue un gran escritor. De su pluma salieron 100.000 páginas de documentos magisteriales: el equivalente de una biblioteca de 200 volúmenes de 500 páginas. Entre ellos se incluyen los 3.500 discursos de sus viajes y sus 1.160 audiencias generales a la que asistieron más de 17 millones de personas.

Juan Pablo II batió el récord de santos y beatos: elevó a los altares a más personas que todos sus predecesores juntos. 1.338 beatos y 482 santos.

El papa Karol Wojtyla fue también el primero en muchos campos: el primer papa moderno que visitó una sinagoga, el primero que entró en una iglesia protestante o el primero que estuvo en una mezquita.

Cientos de records sin dejar de ser lo que fue: un sacerdote católico. Administró todos los sacramentos, desde el bautismo a la confesión, pasando por el matrimonio. Por algo Juan Pablo II decía que le gustaba describirse como un simple sacerdote.