>

Benedicto XVI ha bendecido los corderos cuya lana servirá para confeccionar los palios que el próximo 29 de junio, fiesta de San Pedro y San Pablo, el Papa entregará a los nuevos arzobispos metropolitanos.

Los palios son unas bandas de lana adornadas con seis cruces de seda que les envía el Papa a los obispos metropolitanos como signo distintivo de su especial dignidad.

En la bendición estuvieron presentes algunos monjes trapenses de la abadía de las Tres Fuentes, que crían los corderos y religiosas de Santa Cecilia, que son las que confeccionan los palios.

Esta bendición ha tenido lugar en la fiesta de Santa Inés. A esta mártir romana se la representa con un cordero en los brazos, porque según la tradición la mataron de la misma forma que a estos animales.