>

El Obispo Emérito de Chachapoyas y director de programación de Radio María Perú, Mons. José Ignacio Alemany, salió en defensa de la Congregación de las Hijas de María Inmaculada y Corredentora, implicada por un canal de televisión en un caso de tráfico de niños, dando crédito a ex-religiosas «que salieron por motivos gravísimos de su congregación».

El canal ATV difundió un reportaje sobre Flor Navarro, una mujer que se presenta como ex religiosa de la congregación y acusa a la superiora de la comunidad de haberle quitado al hijo que tuvo a los 26 años de edad, producto de una relación amorosa clandestina con un adolescente de 17 años de edad.

En una declaración enviada a ACI Prensa, Mons. Alemany denuncia que el canal de televisión “ha presentado las declaraciones de unas ex religiosas que salieron por motivos gravísimos de su congregación”. “Ellas levantaron una terrible calumnia contra los fundadores de la Congregación de las Hijas de María Inmaculada y Corredentora, hace seis años. Incluso acudieron a algunos obispos, tratando de influenciarlos para que las creyeran”, sostiene.

Montaje y chantaje a las religiosas

Según el Obispo, “durante este periodo han estado chantajeando continuamente a las madres y con amenazas de llevarlas a la televisión, cosa que han cumplido últimamente. Las han difamado de la peor manera, tanto a la congregación como a los fundadores”.

Mons. Alemany considera que “es un montaje hecho contra la Iglesia y contra unas religiosas dedicadas a una de los sectores más pobres de nuestra patria: las jóvenes que tienen gravísimos problemas. Muchas de ellos llegan a esos hogares embarazadas, las madres las acogen y las ayudan a rehacer sus vidas”.

El Obispo dedicará un programa en Radio María (580 AM de Lima) este lunes 24 de enero a las 10 a.m. en el que presentará la labor de la comunidad.

“Recen, por favor, para que tanto los fundadores como esta hermosa congregación peruana, que tiene un grupo grande de religiosas jóvenes (a las que muchos de ustedes conocen porque para ganarse la vida y ayudar a las jóvenes de sus hogares, venden tamales en las puertas de algunas iglesias), pueda seguir haciendo el bien en Perú y en Colombia, donde están en estos momentos”, agrega el Obispo.