>

DUBLIN, 26 Ene. 11 / 07:05 am (ACI)

DUBLIN.- Siete obispos anglicanos optaron por no asistir a la cumbre mundial que reúne los líderes de esta confesión del 25 al 30 de enero en Dublín, Irlanda, en rechazo a la presencia de los episcopalianos (anglicanos en Estados Unidos) que apoyan la ordenación de mujeres y homosexuales como obispos.

El grupo de ausentes está compuesto por Geral James Ernest, de la provincia del Oceáno Índico; Mouneer Hanna Anis, de la iglesia episcopaliana de Jerusalén y Medio Oriente; Nicholas Dikeriehi Okoh, de Nigeria; Henry Luke Orombi, de la provincia de Uganda; John Crew, de la provincia del sudeste asiático; Héctor Zavala, de la iglesia anglicana del Cono Sur de América; y Ofei Akrofi de la provincia de África occidental.

Además de este grupo, según informa la agencia de noticias de la comunión anglicana, otros ocho obispos se ausentarán por enfermedad, problemas migratorios o compromisos en sus respectivas jurisdicciones.

De los 39 obispos anglicanos que originalmente debían asistir, solo llegan a Dublin 24, entre ellos la presidenta de los episcopalianos (anglicanos en Estados Unidos), la “obispa” Katharine Jefferts Schori, que ejerce el cargo desde el año 2006.

El secretario general de la comunión anglicana, Kenneth Kearon, consideró “lamentable que un primado no pueda asistir porque eso significa que su perspectiva particular no está representada, pero en última instancia es decisión de cada uno en consulta con su provincia”.

La “obispa” Schori admitió el pasado 23 de enero a BBC Radio que la ausencia de siete obispos “es parte de la objeción contra la iglesia episcopaliana”.

Sobre la agenda a tratar en esta cumbre bianual, Kearon dijo a la cadena BBC que se incluirá “el de los pastores y obispos homosexuales” pero precisó que esta asamblea no tiene poder de decisión “y no habrá votaciones sobre los asuntos que se vayan a discutir”.

Crisis en la comunión anglicana

En el año 2003, la decisión de los episcopalianos norteamericanos de ordenar obispo a un homosexual activo, Gene Robinson, desató una grave crisis al interior de la comunión anglicana, que finalizó con una moratoria a las ordenaciones de obispos homosexuales.

Sin embargo, en julio de 2009, durante la convención de Anaheim en California (Estados Unidos) los episcopalianos norteamericano decidieron autorizar, por un amplio margen de votación, la continuación de estas ordenaciones.

Un episodio que agravó aún más las tensiones en la comunión anglicana fue el “matrimonio” de dos lesbianas del clero episcopaliano en Massachusetts (Estados Unidos) el 1 de enero de este año.

La crisis en la comunión anglicana hizo que muchos de sus miembros solicitaran al Vaticano su ingreso a la Iglesia Católica.

En noviembre de 2009, el Papa Benedicto XVI publicó la constitución apostólica Anglicanorum coetibus, en la que establece el modo en el que los anglicanos que así lo deseen puedan ingresar a la comunión plena de la Iglesia Católica.

El 15 de enero de 2011, la Santa Sede anunció la creación oficial del Ordinariato Personal de Nuestra Señora de Walsingham -cuyo primer responsable es el ahora sacerdote católico y ex obispo anglicano Keith Newton- como “una estructura canónica que permite una reunión corporativa de tal modo que los ex anglicanos pueden ingresar a la plena comunión con la Iglesia Católica preservando elementos de su patrimonio anglicano”.