>

Gilberto Pérez/ReL

En 2008, la Conferencia Episcopal Española señaló las graves deficiencias metodológicas y doctrinales de la obra que tergiversan la historia de Jesús.

Según informa El Diario Vasco, la Congregación para la Doctrina de la Fe ha abierto un proceso de evaluación doctrinal del libro “Jesús, una aproximación histórica”, del teólogo progresista y ex vicario de la diócesis de San Sebastián, José Antonio Pagola, para determinar si se ajusta a la doctrina de la Iglesia católica.
La novena y última edición de la cuestionada obra de Pagola contaba con el “nihil obstat (nada que oponer)” y el “Imprimatur” del anterior obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte. El teólogo vasco fue vicario de la misma diócesis durante el gobierno pastoral de José María Setién.
El temor de los progresistas

La reacción de los sectores progresistas ante el examen por parte de la Santa Sede de la obra de uno de los neo-iconos del “progresismo” católico no se ha hecho esperar. Así, los medios consultados por el diario guipuzcoano están temerosos de que la iniciativa de la congregación vaya a significar la retirada del “nihil obstat” concedido por Uriarte.
Los sectores afines al teólogo atribuyen la decisión a “las presiones del núcleo más integrista de la Conferencia Episcopal Española”, que en su día criticó los errores del libro editado en 2007 y cuya novena edición tuvo que ser retirada de las librerías a principios del año pasado.
Tergiversación de la historia de Jesús

La confusión, polémica y disputas originadas por la obra de Pagola en los sectores eclesiales obligaron a que en junio de 2008, la Comisión para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española emitiera una “nota de clarificación”.
En ella, los obispos señalaban que “desde el punto de vista metodológico”, tres eran las “deficiencias principales” de la obra: “a) la ruptura que, de hecho, se establece entre la fe y la historia; b) la desconfianza respecto a la historicidad de los evangelios; y, c) la lectura de la historia de Jesús desde unos presupuestos que acaban tergiversándola”.
Asimismo, el episcopado apuntó las seis “deficiencias doctrinales” de “Jesús, una aproximación histórica”: “a) presentación reduccionista de Jesús como un mero profeta; b) negación de su conciencia filial divina; c) negación del sentido redentor dado por Jesús a su muerte; d) oscurecimiento de la realidad del pecado y del sentido del perdón; e) negación de la intención de Jesús de fundar la Iglesia como comunidad jerárquica; y, f) confusión sobre el carácter histórico, real y trascendente de la resurrección de Jesús”.
Pese a la aclaración de la comisión doctrinal de la Conferencia Episcopal Española, el libro ha recibido, no sin el asombro de muchos especialistas y la confusión de las comunidades eclesiales, el apoyo del presidente del Pontificio Consejo para la Cultura, el cardenal Gianfranco Ravasi.
La retirada de la novena edición de texto fue contestada en su momento por un grupo de sacerdotes guipuzcoanos, que denunciaron “persecución” y “maltrato” hacia Pagola.