>

Los obispos y los presidentes de las universidades católicas de todo el país sostendrán conversaciones durante todo el próximo año como un primer paso hacia la revisión de la primera década de la aplicación de la Ex Corde Ecclesiae en los Estados Unidos.

Mons. Thomas J. Curry, Obispo Auxiliar de Los Ángeles y director del Comité de Educación Católica de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, anunció la revisión.

“Esta revisión nos ayudará a apreciar la evolución y los retos pendientes en la colaboración de obispos y presidentes para garantizar la aplicación de la Ex Corde Ecclesiae en los Estados Unidos”, dijo el Obispo.

La Ex Corde Ecclesiae es el documento del Vaticano promulgado en 1990 por el Papa Juan Pablo II, que describe la relación entre los obispos y las universidades católicas. El documento insta a “una estrecha relación personal y pastoral… entre autoridades universitarias y de la Iglesia, caracterizada por la confianza mutua, la cooperación estrecha y constante y un diálogo permanente”.

Los obispos aprobaron la aplicación de la Ex Corde Ecclesiae en los Estados Unidos y entró en vigor el 3 de mayo de 2001.

La evaluación constará de una conversación entre un obispo y cada presidente de las universidades católicas dentro de su diócesis para discutir la aplicación del documento. Tras las conversaciones locales, los obispos compartirán sus reflexiones con los demás en las reuniones regionales de la USCCB durante la Asamblea General en noviembre de 2011.

“La colaboración es esencial en el espíritu de la Ex Corde Ecclesiae, por lo que un grupo de trabajo de los obispos y rectores de universidades creó el proceso de revisión en conjunto”, afirmó.

El proceso de revisión se centra en la identidad católica, la misión, la comunión eclesial, el servicio prestado por la universidad y la cooperación continua entre el obispo y el presidente del centro de estudios.