>

Entrevista al autor de «San Judas Tadeo. El apóstol de la misericordia de Cristo», el sacerdote Jorge López.

Por Gilberto Pérez.

Publicado por la editorial EDIBESA en la colección “Santos. Amigos de Dios”, acaba de aparecer hace unas semanas el número dos de la colección titulado “San Judas Tadeo. El apóstol de la misericordia de Cristo”. Entrevistamos a su autor, el sacerdote Jorge López.
-¿En pleno siglo XXI, cómo se decide a escribir una vida de uno de los 12 apóstoles?
-Bueno, en primer lugar porque la bibliografía era mínima (hay alguna vida publicada por un sacerdote aragonés y un par de autores mejicanos, todos ellos durante el final del siglo XX y las notas hagiográficas de todos los santorales publicados desde que existe la imprenta). Por eso, el reto siempre es mayor. Si a eso le sumamos que en el Evangelio este apóstol interviene una única vez, eso sí, en la Última Cena y con una pregunta muy importante… Luego se adereza con una petición de la Editorial, una fotografía que hice yo mismo del sepulcro de san Judas en la Basílica de San Pedro, donde están los restos y una intervención del papa Benedicto XVI y, poco más. Bueno sí, tal vez, la deformación en la veneración que siempre ha tenido…
-Vamos por partes, primero el Papa.
-Es el 1 de octubre de 2006 y el papa Benedicto XVI se dispone a dirigirse al mundo entero, para presentar la figura del apóstol Judas Tadeo. Estamos en la audiencia general en la Plaza de San Pedro. Meses atrás, exactamente el 7 de junio, había comenzado una nueva serie de catequesis dedicadas al grupo apostólico empezando por San Pedro. Terminaría con Judas Iscariote y Matías el 18 de octubre. El Papa, aquel día, tras esbozar la figura de Tadeo afirmaría que: “Conocemos a Judas Tadeo por alentar a los fieles a confiar en la misericordia de Cristo; por ello se le invoca en los casos difíciles y desesperados”. Y ya tenemos el título: “San Judas Tadeo. El apóstol de la misericordia de Cristo”.
-¿Y la fotografía?
– Cuando empecé a recopilar datos para la investigación y, sobre todo cuando se trata de la vida de un santo, la primera pregunta que me formulo es ¿dónde están sus restos? Enseguida recordé una fotografía que hice en la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, en el altar de San José… con esa foto delante, se pone uno a rezar y se saca el trabajo adelante, poco a poco…
-El libro está publicado en la Editorial EDIBESA, cuéntenos…
-El tema de la Editorial también es interesante. Cuando te piden un trabajo siempre tensa más pensar si cumples las expectativas del que te lo pide, en este caso EDIBESA y su infatigable director el Padre José Antonio Martínez Puche. Este trabajo pretende acercarnos a Judas Tadeo y a su devoción por el mundo entero. No es una biografía al uso. Sabemos muy pocos datos de su vida, aunque son muchos los pasajes en los que, junto al resto de los apóstoles, acompaña a Nuestro Señor Jesucristo. San Judas Tadeo atestiguó la vida de Jesús de principio a fin, pues para los católicos, eran primos carnales. Pero con San Judas nos encontramos a un santo que ha sido maltratado y al que muchos se acercan desde la pura magia o desde la historia de las cartas en cadena…
-¿Qué es eso de las cartas en cadena?

-Tras las dos primeras partes del libro (biografía y la devoción en el mundo entero), la tercera se titula “Novenas y otras oraciones” y se alerta, entre otras cosas, a enviar la oración de San Judas en “cadena” por correo electrónico, por ejemplo, pensando que si no se hace no se podrá obtener lo que uno pide, etc. Hemos dedicado varias páginas a exponer lo que significa la superstición y la verdadera devoción. Algunas personas reciben cartas que prometen buena suerte si envían tantas copias a tantas otras personas, o reproducen tantas copias de una oración y dejan las copias en una iglesia. Estas cartas a veces amenazan peligro si el receptor no cumple con las indicaciones en la carta. ¡El escribir o enviar esas cartas es actuar de una manera supersticiosa!…

-Para terminar, alguna curiosidad…

– La verdad es que muchas. Por ejemplo, en el apartado de patronazgos, al explicar La liga policial de San Judas de Chicago, se hace referencia a la famosa película de “Los intocables de Eliott Ness” y la devoción del veterano patrullero, Jim Malone, por San Judas Tadeo.

Como última palabra, he querido escribir un trabajo sencillo que nos acerque al Evangelio, que nos descubra la devoción por el mundo entero del patrón de las causas perdidas y que nos permita rezarle a Dios para ser verdaderos apóstoles. Gracias.