>

El lanzamiento de una aplicación para iPhone sobre la confesión ha levantado algunas preguntas sobre si todavía es necesaria la intervención de un sacerdote para recibir este sacramento. No habrá confesiones a través del Iphone. O, si se dan, no serán válidas, según el Vaticano. El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, ha declarado que “el sacramento de la penitencia requiere una relación de diálogo personal entre el penitente y el confesor” por lo que “no puede ser sustituido por ninguna aplicación informática”, en relación a la aplicación creada para Iphone, ‘Confession‘.
La aplicación ha sido creada por la sociedad Little IApss y permite preparar la confesión en la pantalla del Iphone, Ipad y Ipad Touch. Sin embargo, el padre Federico Lombardi ha especificado que el Vaticano no admite que los cristianos se confiesen con ninguno de estos dispositivos electrónicos, sino que tendrán que hacerlo en persona ante un sacerdote.
No obstante, el portavoz de la Santa Sede ha sostenido que “no se puede excluir la posibilidad de que alguien utilice un soporte digital para prepararse a la confesión” como aplicaciones que permiten el examen de conciencia o que recuerden “los diez mandamientos”, como antes “se utilizaban panfletos o textos con preguntas escritas en folios”.
En este caso, ha recordado que se trataría “de una ayuda pastoral digital que muchos podrían considerar útil” aunque es necesario saber “que no pueden sustituir el sacramento”. En opinión del padre Lombardi, es necesario “que exista una verdadera utilidad pastoral” y no se trate “de un negocio alimentado de una realidad religiosa y espiritual tan importante como un sacramento”.
Por poco menos de dos euros ya puedes descargar ‘Confession’, según publica la cadena estadounidense ABC . Una vez instalada el pecador o la pecadora registra su edad, sexo y si se trata de una persona soltera, casada o miembro del clero.
De acuerdo a este perfil, la aplicación sugiere una serie de pecados estándar y en caso de que no estén incluidos se pueden agregar otros nuevos.
‘Confession’ funciona como un confesor de carne y hueso, porque hasta pregunta cuánto tiempo hace que no revelas tus pecadillos. El usuario, una vez confesado sus faltas, puede seleccionar siete diferentes actos de constricción.
Si tienes que compartir el iPhone con tu pareja o algún amigo, no importa, porque cada uno podrá tener una cuenta independiente con su correspondiente contraseña.
Según los creadores de la aplicación “la respuesta ha sido abrumadora”, pero el Vaticano ya ha advertido de que ‘confession’ no sustituye el diálogo personal con el sacerdote.