>


En una entrevista concedida al canal de televisión del club Real Madrid, su entrenador José Mourinho, se definió como un “católico profundo” que solo le tiene “miedo” a Dios.

Cuestionado por cuáles son sus miedos, negó tener alguno, excepto a Dios: “Quizá tengo miedo entre comillas de Dios. Soy un católico profundo, creo mucho. Creo en su poder, en su justicia y por eso tengo miedo. Sólo quiero a los míos bien. Si lo están, si tienen salud, tranquilidad y alegría de vivir, no tengo miedo de nada más. En el fútbol, no tengo miedo a nada ni a nadie”, comentó. 

Mourinho afirmó asimismo que una de los aspectos más importantes de su vida es su familia. “El fútbol me ha quitado más de lo que me ha dado. Me ha dado la satisfacción personal de tener éxito en un mundo en el que quería trabajar desde niño. Me ha dado el placer de trabajar donde quieres trabajar. Cada vez menos gente tiene esa felicidad. Tengo esa situación. El fútbol me ha dado la alegría de vivir cada día. Me ha quitado cosas más importantes que todo lo demás”, señaló. 

“Éstas son las cosas básicas de la vida. No puedes comer un helado tranquilo con tu mujer e hijos. O irte de vacaciones. Cosas básicas de la vida que no puedes. Te quitan la privacidad y los que pierden son los míos más que yo. Mi vida son los que están en casa”, añadió.