>

De: Rebecca Millette
MANILA, Filipinas, 8 de marzo de 2011 (Notifam) – Los obispos católicos en Filipinas han alentado a los homosexuales a “salir al aire libre” y dijeron que si bien la Iglesia Católica se opone a las uniones del mismo sexo y condena los actos homosexuales, los que luchan contra la atracción hacia las personas del mismo sexo no deben ser avergonzadas.
El martes, los arzobispos Paciano Aniceto y Oscar Cruz hicieron estos comentarios al servicio de noticias oficial de la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas durante el lanzamiento de la edición filipina del libro “Homosexuality and the Catholic Church” [Homosexualidad y la Iglesia Católica].
El arzobispo Aniceto, secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal para la Familia y la Vida, de la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas, dijo que la Iglesia Católica necesita establecer centros de asistencia para homosexuales.
“La honestidad es muy importante”, dijo Aniceto, al describir cómo muchos homosexuales ocultan su sexualidad por temor a las reacciones de los demás.  “Es por eso que es muy importante tener centros de consejería y grupos de formación que afronten el tema”.
El arzobispo Cruz llamó a “Homosexuality and the Catholic Church” un libro de lectura obligatoria, no solo para todos los que luchan con su atracción hacia las personas del mismo sexo, sino para sacerdotes, religiosos y laicos.
El padre John Harvey, durante mucho tiempo ministro para las personas que sienten atracción por el mismo sexo, escribió “Homosexuality and the Catholic Church” como un libro de preguntas y respuestas sobre la atracción homosexual a la luz de las enseñanzas de la Iglesia. Él deduce de su propia experiencia e investigación como fundador y director de los grupos de apoyo Courage and Encourage para proveer “respuestas claras a preguntas difíciles”.
El padre Harvey aborda el tópico, no desde el punto de vista popular que la atracción homosexual es un tema “sexual-genital” en el no-nacido, sino que más bien declara que la “condición de la ambivalencia homosexual” es “principalmente un problema de identidad de género” a la que se puede hacer frente a partir de un “deficit” en una relación padre-hijo con el padre del mismo sexo.
La homosexualidad, dijo el arzobispo Cruz, no debe ser condenada simplemente a causa de la “orientación sexual” del individuo.  “Sería un error obrar sólo de este modo. Lo mismo pasa con los heterosexuales: si obramos en contra de la moral entonces está mal… lo mismo es válido para los homosexuales”, dijo Cruz.
Agregó que “es malo si un homosexual mantiene relaciones con otro homosexual. Si es solamente atracción, (no hay nada malo). Es simplemente un sentimiento”.
Los que luchan contra la atracción homosexual, dijo el arzobispo, “no eligieron eso” y “un buen número de ellos simplemente se están comportando en esa forma, pero no están actuando en base a su orientación sexual”.
“Es posible para ellos compensar [la atracción homosexual]”.
Basado en la certeza que no hay un “tercer sexo”, solamente varón y mujer, el arzobispo señaló que la atracción homosexual “es una disposición sexual… una inclinación sexual”.
“Homosexuality and the Catholic Church” ha sido puesto a la venta en las librerías católicas de Filipinas. Hay planes en marcha para una posterior distribución en escuelas católicas.
Versión original en inglés en http://www.lifesitenews.com/news/philippine-bishops-encourage-homosexuals-to-come-out-for-support