>

De RIES

Hace unos días informábamos en este mismo blog del estado crítico de salud del gurú indio Sathya Sai Baba. Hoy mismo, domingo 24 de abril, ha fallecido en la India. 
 

Según acaban de informar las agencias AFP y NA, Sai Baba, uno de los “maestros espirituales” más conocidos en la India y en el mundo, murió en un hospital de la ciudad de Puttaparthi, al sureste del país, tal como informó el centro médico. “Ya no está más con nosotros físicamente. Murió por un problema cardio-respiratorio”, precisó en un comunicado el Instituto Superior de Ciencias Médicas.
Sai Baba, de 84 años [Nota: en muchos medios se dice 85 años, pero son 84 realmente, ya que nació el 23/11/26], llevaba hospitalizado más de tres semanas en estado crítico por problemas cardiacos, pulmonares y renales. Tras conocerse la noticia de su fallecimiento, miles de habitantes indios acudieron al hospital para dar su último adiós al famoso guía espiritual. La policía tuvo que colocar barreras para contener a la multitud.
Devotos del guía se habían desplazado a Puttaparthi en las últimas semanas para llevar a cabo oraciones especiales, que pedían un milagro para que se recuperara. El gurú tenía millones de seguidores en todo el mundo, que le atribuían poderes sobrenaturales, como el de hacer aparecer objetos o curar enfermedades terminales.
El primer mandatario, Manmohan Singh, dijo que el país llorará profundamente la muerte de Baba, quien “era una inspiración para la gente de todas las creencias”. “Era un líder espiritual que inspiró a millones de personas para llevar una vida moral y coherente, incluso si seguían la religión que querían”, aseguró el jefe de Estado, quien añadió que el gurú enseñó “los ideales universales de verdad, buena conducta, paz, amor y no violencia”.
Baba era considerado por sus devotos como la reencarnación de un hombre sagrado, Sai Baba de Shirdi, que murió en 1918. Su organización fundó proyectos sanitarios y educativos en toda la India, incluyendo hospitales y clínicas, que aseguraban poder curar enfermedades más allá del uso de medicinas corrientes.
Uno de sus mayores seguidores y que más lo ayudó económicamente fue el ex-propietario de la cadena de restaurantes Hard Rock Café, Isaac Burton Tigrett, quien vivió en Puttaparthi y donó gran parte de su fortuna a la fundación de Sai Baba.
La agencia Efe añade que el santón contaba con millones de adeptos en la India y el extranjero, cuyas donaciones le habían permitido levantar un emporio financiero y que le consideraban la encarnación humana de la trinidad del panteón hindú, compuesta por Brahma, Vishnú y Shiva. Los fieles consideraban a este hombre de largos cabellos negros rizados la reencarnación de Sai Baba (“buen hombre”, en hindi), un líder del siglo XIX.

La polémica
Según informa DPA, la controversia acompañó siempre al gurú, cuyos críticos lo acusaban de falsificar milagros. Otros ex seguidores lo acusaron a él y a miembros de su organización en 2000 de abusos sexuales contra niños y adultos varones, hechos que él siempre negó y por los que nunca fue acusado formalmente.
La edición española de la BBC explica que parte de la enorme popularidad mundial de Sai Baba se debe a su enfoque no dogmático ni doctrinal de la espiritualidad. A diferencia de muchas sectas, sus seguidores no estaban obligados a renunciar a sus creencias religiosas anteriores.
Como explica la periodista de la BBC Tanya Dutt, quien realizó un documental sobre el gurú, su organización ha financiado proyectos de salud y educación, además de hospitales y clínicas donde, dicen, se curan enfermedades más allá de las capacidades de la medicina convencional.
La ciudad natal de Satya Sai Baba se ha transformado en un vasto complejo de hoteles, complejos turísticos, edificios de la universidad y un ashram (centro de enseñanza y meditación) al que acuden hordas de devotos provenientes de todo el mundo.
Pero su carrera siempre estuvo acompañada de controversia. Estaba acusado de inventar los supuestos milagros que se le atribuyen. Y algunos antiguos seguidores lo han acusado a él y a otros miembros de su ashram de abusos sexuales. Las críticas más graves contra el “dios-hombre” hablan de acoso a niños y adultos durante las entrevistas privadas que mantenían con él. La poderosa organización Sai Baba siempre negó las acusaciones y el gurú nunca fue procesado por ningún delito.

Asedio

El hospital dijo que su cuerpo será exhibido públicamente los días 25 y 26 de abril para que sus seguidores lo despidan antes de que se lleve a cabo una ceremonia fúnebre. “Hacemos un llamamiento a todos para que no se precipiten al hospital, sino que mantengan la calma y realicemos el Darshan [exhibición del cuerpo] de una manera ordenada”, pidió el hospital en un comunicado.
El gurú construyó su primer ashram en 1950, y en las últimas décadas adquirió fama mundial. Desde 2005, su salud se había ido deteriorando. Aunque predijo que moriría a los 90 y pico años, también afirmó que podría escoger el momento de su muerte. Hasta en el momento de su muerte, el gurú fue un enigma permanente.