>

El actor católico explica en una entrevista el principal argumento por el que mantiene una “fuerte” postura contra el aborto y a favor de la vida. 

En una entrevista concedida por el actor Martin Sheen (cuyo nombre original es Ramón Estévez), el presidente de los Estados Unidos en la famosa serie ‘El ala oeste de la Casa Blanca’ ha revelado las razones personales de su “fuerte” postura anti-aborto. Sheen también habla de su fe católica, en la que incluye el rezo del Rosario, la creencia en la transustanciación y la comunión de los santos.

En la entrevista, que fue publicada el 3 de abril en el sitio web de la emisora irlandesa RTE, el periodista Gay Byrne le preguntó a Sheen: “Las causas liberales que usted defiende son fácilmente identificables con las personas en el negocio del cine, pero su postura contra el aborto es por cierto muy fuerte. Y dígame lo que me dijo en el último programa de 1987 cuando le pregunté por qué es así”.

Sheen respondió: “Bueno, hemos tenido embarazos con nuestros nietos, tres en concreto. Y dimos la bienvenida a estos niños y alentamos a las madres para que tuvieran los hijos y les dimos apoyo. Los muchachos no estaban contentos en ese momento, pero llegaron a amar a estos niños. Hemos criado tres nietos, dos de ellos están casados, ellos son algunas de las fuentes más grandes de alegría en nuestras vidas”, según reproduce el portal Notifam.

Sheen señaló a continuación que su esposa Janet luchó después de la concepción de su cuarto hijo, pero optó por la vida a pesar de las circunstancias, después de hablar con un terapeuta.

Su esposa, consecuencia de una violación

Sin embargo, Byrne preguntó acerca de Janet, “¿ella no nació como producto de una violación?”. Sheen respondió que su esposa preferiría no hablar de ello, pero admite que ella fue concebida en una violación. Byrne continuó, sugiriendo que “si hubiera habido un aborto ella no existiría”.

Sheen refiere además que, inclusive después, la madre biológica de Janet consideró “arrojarla en el río Ohio”. Él dijo que ella fue criada por sus tías hasta que tuvo seis años, después que su madre, con un nuevo marido, “fue a recogerla”