>

A 55 años de ser filmada la versión original de Marcelino, pan y vino, se realizará un remake de la misma ubicada en la Revolución mexicana y protagonizada por Maya Zapata, Germán Robles y Alejandro Tomassi. El rodaje tiene como locación principal un rancho que data del siglo XIX, en Tlachaloya, estado de México.

Mikel García, productor de la historia, indicó que esta idea consiste en acercar a las familias al cine. “A las películas mexicanas no todos las ven. Amores perros, qué maravillosa, no fue vista por chavos porque no los dejaban entrar. Ahora con esta historia queremos que la familia se reúna y platique sobre ella”, explica.



Marcelino, pan y vino, un éxito de taquilla en su momento, tanto en España como México, inicia cuando un bebé es abandonado a las puertas del convento de frailes franciscanos, quienes se encargan de educacarlo.

Cuando tiene cinco años (Pablo Calvo) descubre en un desván un Jesucristo crucificado, se compadece de él y le ofrece un mendrugo de pan, que asombrosamente es aceptado.

Durante varios días sostienen conversaciones hasta que un día Marcelino le pide conocer a su madre, que está en el cielo. El filme ganó, entre otros galardones, el Oso de Plata en el prestigiado Festival de Berlín.

La idea del remake nació hace dos años, cuando se compraron los derechos a la hija de José María Sánchez Silva, escritor de la historia.

“La anécdota que se filmará, por contrato, es la misma de la versión original. Pero se adaptó para que fuera creíble en esta época y la ubicamos durante la Revolución mexicana, metiendo a un niño revolucionario que se hace amigo de Marcelino. “Si en la historia de 1955 era un alcalde el que quería quitarles el monasterio a los frailes, en nuestra versión es un revolucionario”, detalló García, el productor. Maya Zapata, añadió, hará de mamá del amigo de Marcelino; Germán Robles de fray Malo y Alejandro Tomassi del padre superior.

El niño y el equipo
Este fin de semana se realiza el casting para encontrar al niño protagonista. La decisión final debe tomarse en los siguientes días. “Ha costado un poco de trabajo, pero ya lo vamos a encontrar para comenzar las pruebas”, dijo García

La dirección de Marcelino, pan y vino recaerá en manos de José Luis Gutiérrez (Todos los días son tuyos) y la fotografía será responsabilidad de Ignacio Prieto (Santos peregrinos). La dirección de arte es de Ana magis (Salón México) y el vestuario de Mónica Neumaier (Arráncame la vida). La producción, a cargo de Lob Films, costará 30 millones de pesos, intentando aplicar a los beneficios del artículo 226 de la Ley del ISR.