>

El presidente de la Comisión Episcopal de Familia y Defensa de la vida de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP), Mons. José Antonio Eguren, pidió a los candidatos a la Presidencia, Ollanta Humala y Keiko Fujimori, fijar su posición sobre la defensa de la vida y la familia, temas “ausentes en el debate electoral del domingo 29 de mayo”.

“Este no es un asunto confesional como algunos dicen para callar a la Iglesia sino de humanidad”, afirmó en un artículo publicado el 25 de mayo en el diario El Comercio.

El también Arzobispo de Piura y Tumbes advirtió que “ignorar el don precioso de la familia fundada sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer” abierto a la vida, “es comprometer seriamente el futuro del Perú. Sin familia no hay futuro ya que el futuro moral, espiritual e incluso biológico de una Nación pasa por la familia”.

Dijo que lo mismo ocurre con la defensa de la vida, amenazada por el aborto, la eutanasia, la experimentación con embriones, entre otros, a pesar que “la ciencia hoy en día es enfática y unánime en afirmar que ya hay vida humana desde la concepción”.

Mons. Eguren señaló que el gobierno que salga elegido el 5 de junio deberá por tanto garantizar los derechos y deberes de la familia, “no desestructurarla y asediarla mediante leyes basadas en corrientes ideológicas de moda que la quieren poner en crisis (léase feminismo radical, matrimonio homosexual, ‘divorcio express’, etc.)”.

Indicó que lo mismo sucede con la defensa de la vida, pues “el ser humano debe ser respetado y tratado como persona desde el instante de su concepción”, momento desde el cual es protegido por la Constitución.

Principios irrenunciables

Mons. Eguren dijo que por tanto “para los católicos hay una serie de principios irrenunciables” a tener en cuenta al momento de votar, como es el respeto a la vida, la protección de la familia fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, la libertad de los padres en la educación de sus hijos y la libertad religiosa.

Asimismo, dijo que se debe tener en cuenta el cuidado de los menores para que no sean “víctimas de las modernas formas de esclavitud”, como la droga y en la prostitución. También el desarrollo de una economía “al servicio de la persona y del bien común, respetando la justicia social, el principio de solidaridad humana y el de subsidiariedad”.

“Y el tema de la paz, que es obra de la justicia y de la caridad, y que exige el rechazo radical y absoluto de la violencia y el terrorismo”, añadió.

Mons. Eguren reiteró su “invocación a los candidatos para que fijen su posición sobre estos temas fundamentales para el futuro del Perú que todos amamos y que queremos justo y reconciliado. Aún están a tiempo”.