>

Una famosa estrella de Broadway del pasado, ha compartido el modo en que el aborto de su hijo lo envió en una espiral hacia abajo que lo atrapó en la desesperación, algo para lo cual nuestra cultura saturada de sexo  nunca lo había preparado.
 
Kathleen Gilbert/Notifam

El artista canadiense David MacDonald, de 50 años de edad, dio su testimonio ante una conferencia del grupo Campaña No Más Silencio (Silent No More Awareness), la cual tuvo lugar, pasada la Marcha por la Vida en Canadá, y donde otros hombres y mujeres también describieron el trauma del aborto.

Habiendo sido un cantante potente, la voz de MacDonald, desde el escenario, apenas era un chillido que podía escucharse habiendo quedado destrozadas sus cuerdas vocales, según él cuenta, debido a las tensiones que sufrió por el aborto del bebé que su novia estaba esperando cuando MacDonald tenía 21 años de edad.

Cuando MacDonald supo que su novia estaba embarazada, él pensó que el aborto era, sin duda, la solución. “Comprendan, yo no quería saber que ella estaba embarazada…yo no quería la responsabilidad, yo quería el sexo”,dijo. “Y por eso el aborto era la salida fácil. Eso es lo que yo pensaba. Es solamente cuestión de pagar 300.00$ y el problema se desvanece”. “La vida no tiene precio. Uno no puede ponerle un precio. Yo traté de ponerle un precio de 300.00$ a la vida de mi hijo. Eso no funcionó”.

MacDonald dijo que su novia “quedó completamente devastada” por el aborto, lo que también llevó a MacDonald a adentrarse más todavía en una vida de drogas y de promiscuidad. “No hay lugar a dónde ir, cuando uno comete un error como ése, y uno no conoce a Jesús. Así que yo continué corriendo hacia todos esos lugares diferentes, comentó.



De la ignorancia a la conversión

En aquel momento, MacDonald sabía poco sobre el cristianismo, y admite que “él no sabía lo que significaba la palabra castidad”. “Yo pensaba que si uno quería tener sexo, uno simplemente lo hacía, y ¿cuál es el problema?”, él dijo. “Yo no sabía lo importante que era el sexo, que las personas mueren por el sexo, que la gente nace por el sexo, que los corazones quedan destrozados, y que los reinos se desploman como resultado de la inmoralidad sexual. Yo no sabía nada de esto. Yo solamente sabía lo que yo deseaba”.

MacDonald contó que logró el éxito como actor de reparto en películas de la (compañía) Paramount y de la (compañía) Columbia Pictures. Más tarde, le dieron el rol de toda una vida, como el ‘Gato Rock &  Roll’ (Rock & Roll Cat) en el musical de ‘Cats’ para la gira nacional en los Estados Unidos de América. Pero su carrera terminó de modo abrupto  cuando, un día, forzó su voz demasiado a pesar de estar enfermo.

“Eso marcó el fin de mi voz, y el fin de mi carrera”, dijo. Algunos años más tarde, MacDonald pasó por una experiencia de conversión poderosa, cuando acudió al Oratorio de San José en Montreal. Ahora es un activista en contra del aborto y del matrimonio entre personas del mismo sexo. En enero se casó con su ahora esposa Kirsten.

El camino de sanación por el aborto, fue “un camino duro, duro, duro. Pero comenzó cuando me fui de rodillas”. “Mi vida era sin Dios, y sin Dios uno no tiene nada. No importa cuán exitoso seas, nada tienes si no tienes a Dios”, señaló MacDonald.