Archives for category: Argentina

>

Giuseppe Mario Pantaleo o José Mario Pantaleo (1915-1992) fue un sacerdote Italiano, nacido en Pistoia que vivió la mayor parte de su vida en Argentina, siendo conocido popularmente como Padre Mario. Mario Pantaleo fue bien conocido como sacerdote sanador y por su obra en favor de los pobres y desposeídos de González Catán. Era también Licenciado en Psicología y Filosofía.

Cuando llegué por primera vez a González Catán, solo encontré un barrio opaco y gris, estragado por la pobreza y la marginalidad, un lugar desértico. En mi interior, una voz muda me decía que tenía una importante misión que cumplir.

En 1958 Padre Mario decide viajar a Buenos Aires para estudiar filosofía, una vieja pasión de toda la vida. Él escribió al obispo Caggiano pidiéndole ser transferido y luego que su transferencia fue aceptada fue puesto a cargo del Hospital Ferroviario. Fue en éste momento en el que Pantaleo comenzó a ser conocido como cura sanador, atendiendo a un número creciente de personas en su pequeño departamento de Floresta.

De tanto andar, en el padre Mario comienza a surgir la idea de adquirir un terreno en González Catán y afincarse allí, pero antes quería ser autorizado a dar misa en el lugar. La fama de cura sanador que se había ganado hizo que las autoridades eclesiásticas fuesen renuentes a darle una capilla en el lugar.

Durante nueve años, además de su trabajo en el Hospital Ferroviario y como sacerdote asistente de la Iglesia Nuestra Señora del Pilar, Mario Pantaleo dormía en un baño del subsuelo del Hospital Santojanni, donde había logrado ser asistente del capellán.

Ricos y pobres siguieron visitando al padre Mario para buscar sanación. Personajes como el historiador Félix Luna, el escritor Ernesto Sabato, la empresaria Amalia Fortabat, ex-presidentes como Carlos Menem y Arturo Frondizi, y el dictador Jorge Rafael Videla, entre muchos otros personajes famosos.

El padre Mario atribuia las milagrosas curas a Dios y el se definía sólo como la “guitarra” siendo Dios el “guitarrero”.

En 1972 coloca la piedra fundamental de la Iglesia Cristo Caminante que se inaugura tres años más tarde, luego viene la construcción de la Guardería, el Jardín de Infantes, la Escuela Primaria y Secundaria, la Escuela para Discapacitados, el Polideportivo, el Centro de Atención a Mayores, la Panadería, el Centro de Capacitación Laboral, entre otros.

Su último milagro en vida fue hecho en el Hospital Ferroviario en donde pasó los últimos días de su vida. Acostado en su cama el padre Mario bendijo varias veces a su compañera de cuarto la jovencita estadounidense Amanda Salas de 16 años de edad, que estaba cuadripléjica y con respirador artificial. Un par de años después, en San Diego (California), Amanda pudo levantarse de su silla de ruedas.


El 19 de agosto de 1992, a pocos días de haber celebrado sus 77 años, muere en la Ciudad de Buenos Aires. Los días que dura su velatorio en su querido González Catán más de quince mil personas pasan doloridas frente a la capilla ardiente.

Los milagros del padre Pantaleo siguieron después de muerto. El caso más espectacular es del Sr. Mario Sancho que luego de un ACV quedó hemiplégico. El 19 de agosto de 2002 —al cumplirse los diez años del fallecimiento del padre Pantaleo— el Sr. Sancho salió de su hogar con la intención de suicidarse. Cuando se encontraba en la calle, un hombre regordete y bajito, al que luego reconocería como Pantaleo, sale a su encuentro y le toca el rostro y en ese mismo instante el Sr. Sancho comienza a caminar con toda normalidad.

En el año 2006 la vida del Padre Mario fue llevada al cine al estrenarse la película Las manos, dirigida por Alejandro Doria, con Jorge Marrale como el Padre Mario y Graciela Borges como Perla, su asistente y mano derecha.

Advertisements

>

Buenos Aires , 27 de Mayo 2011 ( AICA ): El arzobispo emérito de Resistencia, monseñor Carmelo Juan Giaquinta, advirtió que hoy como ayer es frecuente “el fenómeno del infantilismo espiritual o falta de crecimiento en la fe”, pero aclaró que no toda la responsabilidad debe recaer sólo en los fieles. 
 
“Así como los padres pueden tener responsabilidad en el raquitismo de sus hijos por no atender debidamente a su alimentación, lo mismo podría suceder con nosotros los pastores si no acertásemos en una pastoral que atienda a un sano desarrollo espiritual de cada uno de los fieles y de la comunidad entera, impartiendo una catequesis y predicación sólidas. 
 
Por cierto que a todos nos alegra una reunión numerosa de fieles. Pero la multitud que congregue la devoción a un santo no es en sí misma garantía de autenticidad. Sólo lo es la orientación hacia Cristo”, subrayó.
 
Aquí el texto completo de la Homilía 
I. “YO VOY A PREPARARLES UN LUGAR”
1. Para disponernos a la Ascensión del Señor, con la que concluye el período de las manifestaciones de Jesús resucitado, la Iglesia nos lee durante dos domingos una parte de su discurso en la última cena, que trae el Evangelio de Juan. Este año nos propone párrafos del capítulo 14.
 
Suenan como las últimas recomendaciones que los padres dan a sus hijos antes de partir de este mundo. Con la diferencia de que, mientras estos suelen marcharse preocupados por lo que pueda sucederles, Jesús trasmite una gran paz.
 
De ningún modo abandona a sus discípulos, pues se va para completar su obra y volver a buscarlos: “No se inquieten. Crean en Dios y crean también en mí… Yo voy a prepararles un lugar…  Volveré otra vez para llevarlos conmigo, a fin de que donde yo esté, estén también ustedes. Ya conocen el camino del lugar adonde voy” (Jn 14,1-4).
2. Jesús repite y profundiza esta idea a lo largo de su discurso: “No los dejaré huérfanos, volveré a ustedes” (v. 18). La ausencia de Jesús no es total, pues es cubierta por “otro Paráclito (o abogado defensor), que esté siempre con ustedes: el Espíritu de la Verdad” (vv. 16-17). Aunque suene extraño, la ausencia física de Jesús es deseable, ya que hace posible que venga el Espíritu Paráclito. 
 
Y éste, colándose a lo más hondo de nosotros mismos, nos da a conocer a Jesús resucitado más profundamente que nuestra visión corporal: “Les conviene que yo me vaya, porque si no me voy, el Paráclito no vendrá a ustedes… Cuando venga el Espíritu de la Verdad, él los introducirá en toda la verdad” (Jn 16,7.13). El tiempo de la ausencia visible de Jesús, es el tiempo de nuestra fidelidad: “Crean en Dios y crean también en mí” (v. 1). Es el tiempo también de la espera activa, caminando hacia él que viene a buscarnos: “Ya conocen el camino del lugar adonde voy” (v. 4).
II. “NADIE VA AL PADRE SINO POR MÍ” 
 3. El apóstol Tomás muestra su torpeza en comprender las palabras de Jesús. Piensa en un camino físico a recorrer. Por eso le dice: «Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo vamos a conocer el camino?» (v. 5). La respuesta de Jesús es luminosa y responde a su doble reclamo: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí” (v. 6). La meta es el Padre. El camino hacia él es el mismo Jesús. Y se lo recorre no con esfuerzo físico, sino conociendo a Jesús con la fe y el amor: “Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre” (v.7).
Pero la torpeza de los discípulos es grande. Lo muestra la nueva intervención de Felipe que pretende ver el camino sentado en una butaca: “Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta” A ello Jesús responde como un maestro a un alumno que pierde el tiempo: “Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Cómo dices: ‘Muéstranos al Padre’?” (vv. 8-9). 
III. INFANTILISMO ESPIRITUAL
5. El fenómeno del infantilismo espiritual o falta de crecimiento en la fe, que advertimos en Tomás y Felipe, es un fenómeno frecuente. Lo muestran otros escritos del Nuevo Testamento. El apóstol Pablo les reprocha a los corintios porque “no pude hablarles como a hombres espirituales, sino como a hombres carnales, como a quienes todavía son niños en Cristo”. (1 Co 3,1).
 
El mismo fenómeno se advierte en la comunidad de los Hebreos: “Aunque ya es tiempo de que sean maestros, ustedes necesitan que se les enseñen nuevamente los rudimentos de la Palabra de Dios: han vuelto a tener necesidad de leche, en lugar de comida sólida” (Hb 5,12). No es de extrañar que advirtamos el fenómeno también en los fieles de hoy. Se da siempre que un creyente se detiene en gustar alimentos religiosos secundarios, y no tiene apetito del Pan de la Palabra de Dios y del Cuerpo de Cristo. 
 
Hoy se habla de “comida chatarra”, que sacia, pero no nutre. Lo mismo pasa en el plano espiritual, por ejemplo con la devoción a los santos cuando estas se quedan en lo milagroso y no orientan hacia Cristo. Es lo que reprochó Jesús a los judíos después de la multiplicación de los panes: “Ustedes me buscan, no porque vieron signos, sino porque han comido pan hasta saciarse” (Jn 6,26). Su religión era tan débil que, al escucharlo hablar sobre el Pan de Vida, “muchos de sus discípulos decían: ‘¡Es duro este lenguaje! ¿Quién puede escucharlo?’… Desde ese momento muchos de sus discípulos se alejaron de él y dejaron de acompañarlo” (Jn 6,60.66).
IV. ¿TODA PASTORAL POPULAR LLEVA A LA MADUREZ DE LA FE?
6 . Sin embargo, toda la responsabilidad en la falta de crecimiento de los fieles en la fe no podemos cargarla sólo en ellos. Así como los padres pueden tener responsabilidad en el raquitismo de sus hijos por no atender debidamente a su alimentación, lo mismo podría suceder con nosotros los pastores si no acertásemos en una pastoral que atienda a un sano desarrollo espiritual de cada uno de los fieles y de la comunidad entera, impartiendo una catequesis y predicación sólidas.
 
Por cierto que a todos nos alegra una reunión numerosa de fieles. Pero la multitud que congregue la devoción a un santo no es en sí misma garantía de autenticidad. Sólo lo es la orientación hacia Cristo. 

>

Alocución televisiva de monseñor Héctor Aguer, arzobispo de La Plata en el programa: “Claves para un mundo mejor” (21 de mayo de 2011)

El 28 de abril pasado, el Ministerio de Educación de la Nación presentó una revista destinada a las familias argentinas para ayudarlas a transmitir a sus hijos nociones sobre su vida sexual. La revista se llama “Educación Sexual Integral”. Para charlar en familia. Se hicieron seis millones de ejemplares con la ayuda del Fondo de las Naciones Unidas para la Población, que deberán llegar a los padres a través de sus hijos, ya que están siendo enviados a los colegios.

El Ministro de Educación, en el prólogo, presenta este proyecto por referencia al concepto de educación sexual integral, que no se reduce a hablar de las relaciones sexuales, sino que incluye la afirmación y respeto de valores específicamente humanos. Lamentablemente eso es lo que no aparece luego en el interior de esta publicación. Y lo digo con pena, porque es una buena ocasión desperdiciada.

En primer lugar la revista se demora en la descripción de los órganos sexuales y de su funcionamiento. Llama la atención desde el comienzo la falta de toda consideración moral, como si ese ámbito de la conducta humana no debiera regirse por la conciencia recta y el empeño de la voluntad en el bien. Si se habla de responsabilidad, ésta no se refiere a parámetros objetivos de orden moral.

Se dice en la página 13 que hay diversos tipos de familia y que no hay uno mejor que otro; todos son buenos. Habla el texto  de familias con dos papás, con dos mamás, con un papá y una mamá, con un papá solo, con una mamá sola. En este punto se desliza una confusión, porque no es lo mismo que falte uno de los progenitores porque ha ocurrido una separación o se da un caso de viudez que las formas antinaturales de unión que hoy día quieren ser presentadas como verdaderas familias. Se advierte en este tema la funesta consecuencia pedagógica de la ley que el año pasado alteró la esencia del matrimonio.

En la publicación se presenta la masturbación como algo absolutamente normal y prácticamente necesario en el desarrollo de la pubertad. Se lo compara con los tocamientos que hacen los bebés de su cuerpo para explorarlo; así también los adolescentes buscan sensaciones placenteras. Aquí no se ofrece tampoco ninguna consideración moral.

En cuanto a las relaciones sexuales de los adolescentes, la revista señala que ellos tienen el derecho a decidir cuándo iniciarse en tales experiencias. No se insinúa la necesidad de presentar una orientación; sólo se constata que algunos muchachos y chicas deciden tener relaciones, otros deciden esperar al matrimonio, como si fuera exactamente lo mismo. El contexto permite observar que la insistencia en un “cuidarse” ajeno a toda valoración moral equivale a una velada promoción de relaciones sexuales prematuras.

Se registra en la publicación una obsesión por el preservativo. Se habla de todos los métodos anticonceptivos, pero sobre todo el preservativo es considerado como el único eficaz para prevenir el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual, incluso el sida. Se emplean varias páginas para insistir en la necesidad de su uso, con precisas instrucciones. Contradiciendo datos científicos fehacientes se oculta que el preservativo no es absolutamente eficaz, sobre todo para impedir el contagio del virus que provoca el sida.

Por otra parte, no hay ninguna referencia explícita a la finalidad misma de la sexualidad, vinculada como valor auténticamente humano con el amor, con el matrimonio, con la familia. Se admite el hecho de las parejas adolescentes como algo normal. No se habla de virtudes, de continencia, de castidad.

Hay otros errores científicos muy serios. Se dice, en la página 25, que la pastilla de anticoncepción hormonal de emergencia –la píldora del día después-  no afecta para nada al embrión, sino sólo retrasa la ovulación y espesa el moco del cuello del útero para impedir que el espermatozoide se encuentre con el óvulo y evitar así el embarazo. Se sostiene errónea o engañosamente que ese recurso no afecta en nada al embrión, es decir que el embarazo puede continuar su desarrollo normal. ¡Esto no es así! Todo el mundo sabe que las sustancias químicas contenidas en esta píldora impiden la anidación del embrión si la fecundación se ha producido, provocando de este modo un aborto ultratemprano.

Otro capítulo: se presenta la sexualidad como un abanico de opciones. En esta noción asoma la perspectiva de género y el constructivismo que impregna los diseños curriculares de varias materias escolares. Según esta doctrina “oficial” hay diversas maneras de vivir la sexualidad y todas son igualmente buenas; no cabría hacer  aquí ninguna calificación moral negativa. Se pretende –es claro- hacer pasar el comportamiento homosexual como una conducta de idéntico valor que la heterosexualidad.

Esta publicación es inaceptable. El Ministerio de Educación de la Nación se entromete en los hogares argentinos con una propuesta carente de sentido moral. Es de esperar que rebote en el sentido común de la mayoría de los padres de familia, todavía no estragado por los ideólogos. Es una pena que se haya desperdiciado una magnífica oportunidad de hacer las cosas bien.

>

Reflexión de Mons. Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata, reflexiona sobre “Juan Pablo II: Una Vida de Santidad”, en el Programa “Claves para un Mundo Mejor” del sábado 30 de Abril del 2011, y en Vísperas de su Beatificación en el Vaticano por Benedicto XVI.

>

Ante el anuncio de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner de incluir en la Asignación universal por hijo a las mujeres embarazadas, el Presidente honorario de la Fundación Latina y profesor de la Universidad Católica Argentina, Guillermo Cartasso, afirmó que esta decisión es un reconocimiento del niño por nacer como un ser humano con todos los derechos.
La Presidenta argentina hizo el anunció durante la inauguración de las sesiones del Parlamento el 1 de marzo de 2011.
En el anuncio de la aprobación de la ayuda a las madres embarazadas la Presidenta argentina dijo que “viendo las estadísticas de mortalidad materno infantil, decidimos apostar a la vida“, sostuvo.
Cartasso afirmó que “es alentador que la Presidenta de la Nación extienda la asignación universal por hijo a las embarazadas no sólo porque es un valor en sí mismo sino porque reconoce que la vida humana empieza desde la concepción”.
El profesor sostuvo que con este anuncio “se da por tierra la pretensión de aprobar el aborto, palabra eufemística que esconde la violación del primero y fundamental de los derechos humanos como lo es la vida del ser inocente e indefenso que aún no ha nacido”.
Cartasso destacó este “paso adelante” desde el Poder Ejecutivo que “siempre debe ser custodio tanto de la vida e integridad de la madre como la de su hijo no nacido pero sí concebido y con derecho a nacer”.
“Es increíble y contradictorio que algunos sectores ideologizados pretendan legitimar el aborto mientras enarbolan derechos humanos indiscutibles”, señaló.
La Asignación
En noviembre pasado, en el marco del Día Nacional del Enfermo, Mons. Jorge Lozano, Obispo de Gualeguaychú, pidió que la Asignación Universal por Hijo que concede el Gobierno debería entregarse a las madres que se encuentran embarazadas porque el niño por nacer ya es un ser humano.
La ley que incluye la “asignación universal por hijo” fue aprobada en el año 2008 y establece que el pago de una suma mensual por cada hijo menor de 18 años y otra suma por cada hijo con discapacidad.
El titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Diego Bossio, manifestó que la extensión de la Asignación Universal de los niños a las mujeres embarazadas llega para garantizar derechos de igualdad e inclusión social que son necesarios para toda la sociedad.
Bossio explicó que las embarazadas carentes de seguridad social deberán inscribirse en el Plan Nacer para poder cobrar la Asignación anunciada por la presidenta Cristina Fernández.

>

La organización ArgentinosAlerta.org lanzó una campaña de felicitación on-line para confortar al sacerdote Jorge Daniel Gómez de la Diócesis de San Rafael, insultado en distintos medios de comunicación por interrumpir un espectáculo ofensivo a la fe católica y pedir a los artistas un cambio en su repetorio.

Los hechos están registrados en un video que circula en Youtube. El 13 de enero pasado se celebró en la localidad de Malargüe, al sur de Mendoza, el Festival Nacional del Chivo, uno de los eventos populares más importantes del país. Luego que el sacerdote, conocido como el Padre Pato, se presentó en el evento con su grupo folklórico “Solupe”, llegó el turno del grupo coral Lutherieces con una versión modificada de un número de “Les Luthiers”.

Los Lutherieces aparecieron disfrazados de frailes en una actuación que se burlaba de los sacerdotes, los santos, las devociones católicas y especialmente de la castidad sacerdotal. El Padre Pato que se encontraba en el público cruzó el vallado de seguridad y tomando el micrófono dijo en tono tranquilo pero enérgico: “Por favor vamos a pedirle al grupo que continúen con otro número porque somos católicos, soy sacerdote y no voy a permitir que me ensucien mi castidad. Disculpen muchachos, se que lo hacen con cariño, sigan con otra cosa”.

Los más de ocho mil espectadores estallaron en aplausos tras las palabras del sacerdote y el conductor del grupo coral indicó el cambio de repertorio a sus compañeros con un sonoro: “Vamos con una cuequita muchachos”.

ArgentinosAlerta.org explica en su sitio web que decidieron lanzar la campaña de felicitación porque así como se pide sanción para los sacerdotes que no cumplen con su misión, se debe apoyar a “un valiente sacerdote que no dudó en intervenir publicamente para defender la fe de su pueblo que estaba siendo atacada desde un escenario”.

“El Padre Jorge no enseña con esta actitud que hay que ser valientes a la hora de defender la fe, nos enseña que cuando los pastores hablan el pueblo los sigue, que se puede ser respetuoso y firme a la vez”, indican los organizadores.

Para enviar un mensaje de apoyo al sacerdote, visite

http://www.argentinosalerta.org/formularios/103pgomezbis.htm

>

De: http://www.catedraldelaplata.com/index.html

El templo catedralicio posee un valor religioso y eclesial que se remonta a los orígenes del cristianismo. La Catedral aloja la sede o cátedra del obispo de la cual toma su nombre y significado. Desde allí ejerce su función de maestro, sacerdote y pastor de la Iglesia local instruyendo a los fieles, reuniéndolos para celebrar los Sagrados Misterios y dispensando la caridad pastoral como vicario de Cristo. Su Santidad Paulo VI afirmó al respecto: “ la Catedral, en la majestad de sus estructuras arquitectónicas, es figura del templo espiritual que se edifica interiormente en las almas y que resplandece con la magnificencia de la gracia divina”.

La Catedral de La Plata, obra del Ing. Pedro Benoit, es un templo de estilo neogótico, en forma de cruz latina constituida por cinco naves, una principal y dos secundarias a cada lado y un majestuoso ábside, colocándose su piedra fundamental el 30 de Abril de 1884.

Tuvo su impulso constructivo a partir de 1898 y más renovado desde 1913, cuando el constructor italiano José Valli ganó la licitación y comenzó las tareas de ejecución, junto a sus dos hijos.

Las dudas sobre la magnitud del asentamiento de las torres faltantes y la inexistencia de tecnología para la realización de estudios previos llevó a la paralización de las obras a los 42 m de altura en 1932. El 19 de Noviembre de ese mismo año se inauguró el Templo con un solemne Tedeum y una Primera Misa. Las obras de la Catedral para esta fecha no estaban totalmente concluidas (faltaban por ejemplo el piso granito concluso en 1942 y el conjunto de los vitrales). El mismo día (fiesta de San Ponciano, Patrono) celebraba la Ciudad sus cincuenta años de existencia.

Siguiendo la tradición medieval, las grandes ventanas debían contar con vitrales y para ello, se solicitaron las piezas a fábricas de Alemania y Francia. La calidad de la obra y la belleza de las imágenes de la Eucaristía, la Ultima Cena y algunos pasajes de la vida de María dan cuenta de ello. En 1937 se colocan los dos vitrales alemanes facturados en la Casa F. X. Zettler de Munich, ambos funcionan como retablo detrás de los altares menores; en 1947, comenta una noticia del diario La Nación del 27 de Julio: “ Por fin han llegado de Francia los primeros vitraux y han sido colocados ya en su sitio. Dos talleres de fama mundial cooperarán en esta obra: los de Lorin y Maumejean. Las vidrieras ubicadas son en número de ocho.

Contienen las escenas del Antiguo Testamento: 216 escenas. A medida que avanza hacia el Santuario, el visitante ve desarrollarse a su derecha y a su izquierda la historia religiosa del Universo, desde la Creación hasta los tiempos que precedieron inmediatamente la venida del Redentor” (…) “Pronto serán colocadas las vidrieras del deambulatorio, vecinas del Santuario y (…) consagradas al Nuevo Testamento…”

En 1958 llegaron 27 vitrales procedentes de Francia, pertenecientes a la Casa Lorin de Chartres, que fueron ubicados en el deambulatorio y claristorio, con iconografía del Nuevo Testamento.

A los tesoros del Templo se suman obras en madera como la sillería del coro de canónigos, el Trono Arzobispal y los confesionarios (1936).

Presiden la Catedral dos grandes tallas de indiscutible belleza: El Cristo Crucificado en una sola pieza de guatambú y la Inmaculada Concepción realizada en cedro, obras del artista tirolés Leo Moroder.

No podemos dejar de mencionar la presencia de la beata platense Sor maría Ludovica cuyas reliquias han sido trasladadas a nuestro Templo Mayor en el año 2004.